Trump versus México

Trump golpeará a México en cuanto su estrategia electoral se lo exija y necesite fortalecer sus números y su base proselitista

227
Manifestación contra López Obrador, presidente de México, en Guadalajara. (Foto: EFE)

Hace unos días, Donald Trump inició su campaña para la reelección presidencial en Orlando. A ojo de buen cubero, si hoy fueran las elecciones, creo que Trump arrasaría y tendría más que garantizado un segundo período de gobierno.

Muchos factores apuntalan su actual poderío político: la debilidad relativa de los demócratas y su corrimiento a la izquierda, el excepcionalmente buen desempeño de la economía estadounidense, la calma en las investigaciones en su contra, su relativo éxito, hasta ahora, en su pulso comercial con China y cierto protagonismo internacional. Adicionalmente, para ganarle, para vencer al inquilino en la Casa Blanca, con todos los recursos con los que tradicionalmente cuenta, los demócratas tendrían que reinventarse y mostrar una cara y un discurso atractivos, lo que por ahora no se ve por ningún lado.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Orlando mostró el futuro discurso electoral de Trump: nativista, excluyente, radical, centrado en unos cuantos temas divisivos que a él le vienen tan bien. Y mostró que México será el gran invitado del proceso electoral estadounidense: en términos migratorios, en aranceles, en críticas a la delincuencia, en el condicionamiento y los primeros pasos del hipotéticamente futuro T-MEC, en el narcotráfico y la violencia.

Por desgracia, muchos temas nuestros serán parte de la venidera agenda electoral de Estados Unidos incrementando nuestra vulnerabilidad en el peor momento. Trump golpeará a México en cuanto su estrategia electoral se lo exija y necesite fortalecer sus números y su base proselitista.

Estas serán las consecuencias de que el gobierno de López Obrador haya cedido ante Trump sin chistar en el tema migratorio , sin derecho al pataleo, y creyendo inocentemente que ceder ante él, pusilánimemente, nos garantizaría un permanente buen trato y su buena voluntad. Pero al contrario: Trump es un chantajista consuetudinario.

Vienen, por tanto, tiempos difíciles para México, en el peor momento posible. Tendremos un mayor ambiente anti-mexicano en Estados Unidos. Hay miles de nacionales deportados (en Estados Unidos hay 11 millones de mexicanos ilegales), además de los centroamericanos, y una economía débil y en trance de desplomarse. Los mercados se muestran nerviosos, pendientes cada mañana del humor con que se despierte Trump. Un gobierno con proyectos de inversión inviables, sin certeza jurídica, que desalienta a la inversión y tiene un discurso intolerante y autoritario. Esta es una situación comprometida del país, pues, gracias a una actuación irresponsable y desprolija del gobierno López Obrador,  somos hoy un país que o recibe obedientemente instrucciones de Trump o bien, sufre las duras consecuencias de confrontarlo.

La economía mexicana va camino del desplome. Gracias a la reversión de las reformas estructurales del sexenio pasado, y un estilo de gobierno caprichoso y arbitrario, junto con una situación presupuestal frágil e imprudente, sujeta en muchos casos literalmente con alfileres. Hoy México está creciendo al 0.3 % anual y es posible una recesión en el futuro. Igualmente, los recursos públicos cada vez alcanzan menos y es posible un fuerte ajuste presupuestal en los próximos meses, ralentizando aún más a la economía. Además, México corre el riesgo de salir del grupo de países con grado de inversión, quedando, si esto sucede, a las puertas de una masiva fuga de capitales.

Como puede verse, como gobierno y como sociedad, no tenemos respuesta interna al desafío que nos representa Donald Trump. Ni hemos hecho un esfuerzo serio por mejorar nuestra imagen en Estados Unidos y crear nuevos aliados. Y solo nos quedará sufrirlo en silencio, con los dientes apretados, la mirada gacha, durante los venideros 17 meses, hasta volverlo a instalar en la Casa Blanca.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento