Virales

Newsletter

El declive del estatismo: las más recientes derrotas

Por: Antonella Marty - @AntonellaMarty - Jun 28, 2016, 10:02 am
(Antonella Marty) estatismo
Algunas sociedades parecen haberse percatado del peligro que el Estado grande conlleva, y por ende, el mal funcionamiento de las políticas públicas de la izquierda populista. (Antonella Marty)

No caben dudas de que, poco a poco, la fiel ideología estatista del populismo ha comenzado a mostrar ciertas debilidades. Son diversas las derrotas que ha sufrido la izquierda en este último momento de la historia, no sólo en América Latina, sino también a lo largo del mundo.

Sin embargo, no es momento de cantar total victoria, todavía quedan muchos casos por atender y varios gobiernos totalitarios por derrocar, aunque, a pesar del inmenso poder con el que aquellos gobiernos cargan, algunas sociedades parecen haberse percatado del peligro que el Estado grande conlleva, y por ende, el mal funcionamiento de las políticas públicas de la izquierda populista.

Las derrotas en Europa

Derrota a Podemos, el chavismo a la europea

“Hugo Chávez era la democracia”, repite Iglesias. “Me emociona escuchar al comandante, se le echa mucho de menos, cuántas verdades ha dicho Chávez. Lo que está ocurriendo en Venezuela es una demostración de que sí hay alternativa, ese es el ejemplo de América Latina, es una alternativa para los ciudadanos europeos”, expresó Iglesias, líder de Podemos, partido de izquierda en España.

En estas últimas y más recientes elecciones generales en España, ganó el Partido Popular de Mariano Rajoy, lo siguió el PSOE y Podemos, este partido chavista que se autoproclamaba ganador, quedó tercero.

“Esperábamos unos resultados diferentes, es momento de reflexionar”, expresó Iglesias, declarado comunista y fanático absoluto del difunto dictador de Venezuela, Hugo Chávez.

Dentro de sus programas gubernamentales, se observaba la lucha contra los recortes sociales, la expropiación de la banca, la estatización de la educación y la salud, la prohibición de despidos en empresas, el aumento del salario mínimo y una reforma constitucional guiada por el manual populista y castrochavista, propuestas, que como sabemos, son bien conocidas por estos pagos latinoamericanos.

El pueblo de España abrió los ojos y parece haber comprendido que las políticas públicas populistas tan implementadas en América Latina no debían ser una alternativa a sus problemas sociales, políticos y económicos. Los españoles tuvieron en cuenta los padecimientos de los pueblos de Venezuela y Cuba, sociedades que Iglesias, abiertamente, deseaba imitar en España.

Cuantiosas son las pruebas de que las campañas de Podemos han sido financiadas desde Caracas. Como fue demostrado por diversos medios españoles (que han sido denunciados por el partido por desenmascarar sus maniobras), desde comienzos de 2002, el régimen de Chávez habría enviado una suma que asciende los 3,7 millones de euros al centro de estudios CEPS, como intermediario integrado por altos dirigentes del partido.

Los lazos de Podemos con dictaduras como la cubana y la venezolana son altamente evidentes. El mismo Iglesias sostuvo que Venezuela “es una de las democracias más consolidadas del mundo”. Claro, si por “democracia” entendemos represión, hambre, escasez, pobreza multiplicada, homicidios, inseguridad, inflación y muerte, entonces sí.

Lo notable para el futuro español es lo que ha sucedido dentro de su izquierda política. Podemos quería alcanzar la hegemonía en la izquierda española, pero no, ni siquiera pudo pasar al PSOE.

Podemos, evidentemente, no pudo con nada.

Brexit, un golpe al estatismo burocrático

El Brexit ha sido una evidente derrota, más específicamente, al estatismo. Este referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, donde el pueblo inglés ha votado por salirse de la misma, es uno de los acontecimientos más importantes de estos últimos tiempos.
La realidad es que el sistema político británico y el sistema que se da en la Unión Europea son bastante incompatibles. En este sentido, los británicos pudieron liberarse de las inmensas restricciones y burocracias de la Unión Europea.
Y no, la civilización no se acaba por el Brexit, ningún país, y mucho menos el Reino Unido, necesita de un complejo e intervencionista sistema elitista basado en Bruselas para sobrevivir.

La decisión de ir por Brexit ha sido un acierto. Reino Unido se ha separado de un Estado central planificador de colosal escala. El triunfo de Brexit es una buena noticia, donde se refuerza la tradición británica siempre opuesta al intervencionismo estatal. Reino Unido se ha librado de las reglamentaciones socialistas, y la transición, por supuesto, será en orden.

El ejemplo más claro de aquella tradición, es haberse, en un principio, rehusado a aceptar el Euro como moneda y mantener, por ende, la Libra.
Cuando el Euro ni siquiera existía, la ex primera ministra británica, Margaret Thatcher, escribió que la moneda única iba a fracasar, que los intentos por rescatarla serían inútiles y que la UE acabaría decidiendo los presupuestos de los países que integran la Unión. Dicho y hecho.

“La moneda única europea está destinada al fracaso”, expresaba la sabia Dama de Hierro, Margaret Thatcher en su libro Statecraft (2002), respecto del Euro. Thatcher supo comprender y, además, advertir, que las economías europeas eran demasiado diferentes para coexistir bajo una misma divisa, donde en el Euro no cabrían juntos países tan distintos como Alemania y los más pobres de Europa.

Thatcher siempre dio batalla por mantener la autonomía del Reino Unido frente a Europa. Entendía que el aumento de poder de la Unión Europea presentaría un claro ataque a la democracia: “El establecimiento de esta vasta superestructura federal significa nada menos que la creación de un súper-Estado europeo, que no es, no será y no puede ser democrático”. “Un gran número de grupos de interés se esconde bajo el manto del idealismo europeo, y el fervor religioso europeísta se acompaña del engaño y la corrupción”. “Europa”, concluía Thatcher, “es en realidad sinónimo de burocracia“. Ella lo advirtió.

 Las derrotas en América Latina

Golpe al populismo en Argentina: adiós a la familia Kirchner

Hace algunos meses triunfó el cambio en el país del sur. Argentina le dijo adiós a la exmandataria, Cristina Fernández de Kirchner, quien gobernó durante ocho años causando graves estragos. Doce años y medio del proyecto político iniciado con su fallecido esposo peronista, el populista Néstor Kirchner, dejaron una Argentina en ruinas, con pobreza, inflación, inseguridad, narcotráfico y plena corrupción.

La sociedad argentina estaba harta de la arrogancia y el menosprecio hacia todo aquel que no respalde el proyecto político “nacional y popular” de la exmandataria, exhausta de las restricciones de todo tipo, y de la galopante corrupción que se va destapando poco a poco. Por este motivo, Argentina optó por un cambio.

Cristina se fue del poder con un 843% más de lo que ella y Néstor dijeron poseer en 2003: el robo fue grande, y conste que esto es sólo lo declarado. Mientras tanto, hoy salen a la luz distintos casos de corrupción durante su mandato, de fieles servidores de la expresidenta, entre ellos José López, exsecretario de Obras Públicas, quien fue interceptado hace algunos días por la Policía Bonaerense mientras intentaba esconder más de 8 millones de dólares bajo tierra en un monasterio.

El “No” a Evo Morales

El presidente de Bolivia, Evo Morales, perdió hace algunos meses una batalla electoral por primera vez en más de 10 años. Esto fue la victoria del “No” en el referéndum con el que Morales buscaba habilitarse para buscar un cuarto mandato, tan sediento de poder.

¿Cuál es la herencia que deja Evo Morales en Bolivia? Aquí algunos datos:

  • Una libertad económica reprimida (puesto 160 de 178 países en Índice de Libertad Económica de la Fundación Heritage de Estados Unidos);
  • Persecución al periodismo y a toda la disidencia boliviana;
  • Desconocimiento del paradero de más de US$ 500 millones distribuidos a discreción del mandatario;
  • Una nueva Constitución Nacional impulsada en 2009 con el fin de expandir sus poderes y atributos;
  • Casos millonarios de corrupción;
  • Fuertes lazos con Irán, Cuba y Venezuela;
  • Propuesta de un calendario de 13 meses, buscando manejar a gusto los tiempos del pueblo boliviano;
  • Incremento de un 50% del gasto público;
  • Más de 385 proyectos fantasma con su programa “Bolivia Cambia, Evo Cumple”.

Con el referéndum y tras la nefasta gestión populista, el pueblo boliviano le supo poner un alto a una administración presidencial que buscaba eternizarse en el poder, y a un mandatario que se ha declarado “marxista, leninista, comunista y socialista”.

Derrota a Keiko Fujimori en Perú

Keiko, hija del otrora dictador de Perú, Alberto Fujimori, fue derrotada hace muy poco por Pedro Pablo Kuczynski (PPK). Si bien Keiko Fujimori no pertenece a la izquierda, el triunfo del nuevo mandatario ha sido, en palabras de Mario Vargas Llosa, “un nuevo paso contra el populismo y de regeneración de la democracia”.

En otras palabras, que la mayoría de los peruanos le haya dado su voto a PPK es lo que ha salvado al Perú de una grave catástrofe, en la que podría haber retornado al poder la mafia de los Fujimori que, como bien lo recuerda Vargas Llosa, en los años de dictadura “robó, torturó y asesinó con una ferocidad sin precedentes”.

Por su parte y para el bien de América Latina, PPK no comulga con los ideales socialistas que ha instaurado la dictadura venezolana primero en manos de Hugo Chávez, y ahora de su sucesor dictador, Nicolás Maduro.

Durante su campaña electoral, Kuzczynski denunció que en Venezuela existen presos políticos que deben ser liberados para no perpetuar una situación de abuso; una posición que representa un giro en relación con la posición del saliente Gobierno de Ollanta Humala, quien ha pedido que los venezolanos resuelvan sus problemas entre ellos.

“Tenemos que pedirle a todos que nos apoyen en este pedido a Venezuela para que libere a sus presos políticos, estamos en el siglo XXI, no podemos tolerar situaciones de abuso medieval como se está viendo hoy en día en Venezuela”, dijo el actual mandatario del Perú.

 

 Dilma Rousseff, suspendida de la presidencia de Brasil: #tchauquerida

En el mes de mayo y tras una maratónica sesión que se extendió durante más de 20 horas, el Senado de Brasil resolvió que la presidenta populista, Dilma Rousseff, sería sometida a juicio político y, por lo tanto, debía dejar el cargo por 180 días. De los 81 senadores, 55 votaron a favor y 22 en contra.

¿Qué hizo? Recibió importantes sobornos; ocultó cuentas bancarias en el exterior; planeó la fuga del país de un preso en un avión particular; el escándalo de sobornos de Petrobrás que afecta a su Gobierno; el dinero recibido en la campaña de elección presidencial de 2014, desviado de la petrolera estatal y de grandes obras públicas; la violación de normas fiscales y el maquillaje del déficit presupuestal.

El dictador venezolano, Nicolás Maduro, dice “admirar la valentía, honestidad y coraje” de Dilma, y también dice que “en Venezuela no hay hambre“. ¿Usted a quién le cree?

Antonella Marty Antonella Marty

Es asesora en el Senado de la Nación Argentina. Es Lic. en Relaciones Internacionales de la Universidad Abierta Interamericana. Cursa su maestría en Políticas Públicas en la Universidad Torcuato Di Tella. Tiene un Diplomado en Comunicación y Marketing Político en la Universidad Austral (Buenos Aires). Es investigadora en Fundación Libertad, Argentina. Encargada del Área de Comunicaciones en la Fundación Internacional para la Libertad, España. Fue pasante en Atlas Economic Research Foundation, Fundación para el Progreso, Cato Institute, The IFEF y Cedice Libertad. Sígala @AntonellaMarty.