Ortega se aferra al poder: se niega a avanzar en adelanto de elecciones

Oposición explica que no hay "voluntad política" para colaborar en la busqueda de la solución de la crisis que atraviesa el país

585
“Esto es verdaderamente un error, no abona en nada la represión, hacemos un llamado a las autoridades (a) que frenen esto. No queremos más muertos” (Wikimedia)

El pasado lunes 25 de junio se llevó a cabo la reanudación del diálogo nacional entre el régimen y la oposición nicaragüense. Sin embargo, una vez más se evidenció la poca voluntad de Daniel Ortega de colaborar en la solución de la crisis que desde hace más de dos meses atraviesa el país.

Según explicó la Alianza Cívica, conformada por estudiantes, representantes del sector privado, trabajadores y campesinos, una vez más el Gobierno llegó a las negociaciones “con la intención de tratar temas de seguridad y otra vez el asunto del levantamiento de los tranques”, pero negándose a avanzar en el adelanto de elecciones.

“Ellos siguen evadiendo el tema de adelanto de elecciones”, dijo el jurista Carlos Tünnermann, señalando que el Gobierno solo sigue insistiendo en el levantamiento de las barricadas.

Es necesario señalar que para la reanudación de este diálogo, la Conferencia Episcopal de Nicaragua entregó una propuesta de democratización a la que se supone el régimen daría respuesta durante las negociaciones.

“Hemos insistido en la importancia de que el señor presidente nos responda a la presentación que le hicimos en nombre de diversos sectores de la sociedad civil y de la inmensa mayoría del pueblo nicaragüense”, aseguró el obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez.

La falta de respuesta de Ortega nuevamente ha vuelto a frenar el diálogo que se instaló a mediados del pasado mes de mayo, pero esta no es la única prueba de la escasa voluntad del Gobierno para resolver este asunto.

Ortega incrementa ataques contra el pueblo

Mientras la coalición opositora se reunía con algunos representantes del Gobierno para tratar de encontrar una solución a la salida de la crisis, varias ciudades del país sufrieron fuertes ataques por parte de las fuerzas policiales y paramilitares controladas por Ortega.

Diriamba, Managua, Masaya, Matagalpa, Nagarote y Tipitapa fueron los focos de la violencia desde la noche del pasado domingo 24 de junio .

“Hay detonaciones muy fuertes. Esto es verdaderamente un error, no abona en nada la represión, hacemos un llamado a las autoridades (a) que frenen esto. No queremos más muertos”, dijo el párroco Víctor Morales a El Nuevo Herald.

24 fallecidos en 72 horas

La represión se ha recrudecido a tal nivel que en un período de tan solo tres días se registró el fallecimiento de 24 personas en el marco de las protestas antigubernamentales, lo que podría significar que el número de muertes en poco más de dos meses de protesta supera las 230 víctimas mortales.

“Disparan a matar, están masacrando a la gente, a los jóvenes, estamos sitiados, es una guerra desigual”, denunció durante una transmisión en vivo en Facebook uno de los jóvenes manifestantes mientras se escuchaban disparos.

Obispos van al Vaticano a informar al papa

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, que sirve como mediadora en el diálogo nacional, anunció que el próximo viernes 29 de junio habrá una audiencia con el papa Francisco para informar sobre los “avances” que se han conseguido en las negociaciones.

En la reunión a la que acudirán el cardenal Leopoldo Brenes junto al obispo de la Arquidiócesis de Matagalpa, Rolando Álvarez, también se hablará sobre la “situación doliente y sufriente” por la que atraviesa Nicaragua.

Comentarios