Nuevo informe de crisis en Nicaragua registra más de 300 muertos

"Cada día con estos genocidas en el poder significa más muerte y sufrimiento para el pueblo de Nicaragua"

281
“Es urgente e imperativo parar la represión y las detenciones arbitrarias, así como las nuevas formas de violaciones que están siendo identificadas” (Fotomontaje PanAm Post)

La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) presentó este martes 3 de julio un nuevo informe sobre el número de víctimas de la represión contra las manifestaciones pacíficas del régimen de Daniel Ortega.

Según indica la investigación, al cifra de fallecidos ya alcanza 309 personas desde que iniciaron las protestas antigubernamentales el pasado 19 de abril, lo que implica que en tan solo una semana han muerto 24 personas, si se compara con el informe anterior.

“Es urgente e imperativo parar la represión y las detenciones arbitrarias, así como las nuevas formas de violaciones que están siendo identificadas”, comentó Antonia Urrejola, relatora para Nicaragua en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El nuevo informe señala que del total de fallecidos, 297 han sido civiles y 12 policías; de todos ellos, 253 han muerto por impacto de armas de fuego.

Otro aspecto relevante y alarmante es que 25 de los fallecidos han sido menores de 17 años.

Álvaro Leiva, presidente de la ANPDH, también informó que el número de heridos supera los 1.500, de los cuales 46 presentan lesiones con daños permanentes y se registra un número de 158 personas que han sido secuestradas.

Ciudadanos exigen “renuncia inmediata” de Ortega

El pasado lunes 2 de julio, diversas organizaciones de la sociedad civil, junto a ciudadanos autoconvocados decidieron pronunciarse nuevamente; esta vez para aumentar la presión y exigir la “salida inmediata” del régimen que día a día comete crímenes de lesa humanidad.

“Cada día con estos genocidas en el poder significa más muerte y sufrimiento para el pueblo de Nicaragua(…) Clamamos la protección de los organismos internacionales in situ para preservar la vida de los ciudadanos”, pidieron los autoconvocados.

Asimismo, durante el pronunciamiento se propuso la instalación de una junta de transición que se encargue de garantizar la restauración de las instituciones, así como las condiciones para unas nuevas elecciones presidenciales.

El pueblo nicaragüense tiene ya tiene 75 días exigiendo justicia y democratización para su país; sin embargo, a medida que pasan los días la represión aumenta, y la presión nacional no ha sido sufiente para lograr un cambio.

La Comunidad Internacional ha avanzando al condenar la violencia con la que el régimen azota a su pueblo, pero el único que ha actuado on sanciones ha sido Estados Unidos.

Según la CIDH, el Gobierno solo ha acogido tres de las 15 recomendaciones que se le han hecho para respetar los derechos humanos, lo que ha sido insuficiente para solucionar la crisis socipolítica que atraviesa el país, y si no se logra una pronta solución, el número de víctimas seguirá aumentando.

Comentarios