Organismos de derechos humanos denuncian cacería humana en Nicaragua

Según la ANPDH, tan solo entre el pasado domingo (22 de julio) y el pasado lunes (23 de julio) se recibieron más de 750 denuncias por personas secuestradas por el régimen.

326
Es una «profunda violación a los derechos humanos, a la libertad de expresión, a la libertad de protestar, a la libertad de todos los derechos fundamentales que tiene el ciudadano. EFE/Rodrigo Sura

El régimen de Daniel Ortega se ha negado a salir del poder y ha optado por aumentar la persecución, captura «arbitraria» y secuestro de manifestantes para tratar de aplacar las protestas en su contra que ya llevan más de tres meses.

Organismos de derechos humanos como el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), han advertido que lo que se está llevando a cabo en el país centroameticano es una «cacería» contra todo aquel que no esté de acuerdo con el Gobierno.

De acuerdo a la ANPDH, en menos de 24 horas (entre el pasado domingo 22 y el amanecer del pasado lunes 23), se rebieron más de 750 denuncias por personas secuestradas.

“No las podemos catalogar como detenciones, puesto que la detención tiene que ser emitida por un juez competente, in fraganti delito y con una orden de allanamiento de morada. Hablo de secuestros porque todas estas situaciones se están dando por el grupo de paramilitares en diferentes áreas y departamentos del país”, explicó el secretario ejecutivo de la ANPDH, Álvaro Leiva.

Según señaló el Cenidh, se están llevando pobladores, estudiantes y hasta familias enteras. Algunos son golpeados, torturados y luego soltados, otros son capturados para procesarlos en tribunales, donde los operadores de «justicia» les acusan principalmente por el delito terrorismo.

Cabe señalar que apenas hace una semana el Parlamento, controlado por el oficialismo, aprobó una ley supuestamente contra el terrorismo, pero que permite castigar hasta con 20 años de prisión a quienes participen en protestas, ya que de hecho, muchos personajes del Gobierno han criminalizado a los manifestantes tildándolos de terroristas.

Es una «profunda violación a los derechos humanos, a la libertad de expresión, a la libertad de protestar, a la libertad de todos los derechos fundamentales que tiene el ciudadano; esto es producto de una represalia que no debería estar sucediendo por parte del Estado de Nicaragua», denunció Leiva.

Oposición sigue decidida a mantenerse en la calle

El Gobierno ha logrado sembrar temor en la sociedad con sus métodos; sin embargo, la oposición sigue decidida a no dejarse llevar por la incertidumbre y el miedo que han infundido las fuerzas de choque.

La respuesta al endurecimiento de la represión ha sido el endurecimiento de las protestas. «Creyó que con balas se iba a ir la gente y aquí seguimos. Yo dejé el trabajo porque la lucha no se puede posponer. Ya habrá tiempo de estudiar», dijo al diario El Mundo, Brandon Payán en Managua.

Por su parte, Yolanda Hurtado, maestra de primaria, explicó que aunque sí «hay miedo» por parte de la sociedad, hay más temor «de que se quede este Gobierno».

«En España el presidente se fue a su casa por una crisis y llegó otro. Aquí, en pleno siglo XXI, Daniel Ortega y Rosario Murillo matan a más de 300 personas solo para mantenerse en el poder. Es injusto lo que estamos viviendo», señaló un empresario al diario mencionado.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.