Canciller de Brasil en Washington evalúa intervención militar en Venezuela

Tras el regreso de su Canciller de EEUU, Bolsonaro convocó una reunión de emergencia con generales del ejército y ministros para evaluar intervenir militarmente para "evitar el derramamiento de sangre"

1.402
El Secretario de Estado, Mike Pompeo, da la bienvenida en Washington al Canciller de Brasil, Ernesto Araujo. (Departamento de Estado)

Bajo la consigna «evitar un derramamiento de sangre», las Fuerzas Armadas de Brasil podrían ingresar a Venezuela como fuerzas pacificadoras ante el actual levantamiento militar contra el presidente ilegítimo Nicolás Maduro y a favor del presidente constitucional Juan Guaidó.

Así lo informa la prensa brasilera a raíz de una reunión celebrada en la capital de los EE. UU. donde los protagonistas fueron el Canciller de Brasil, Ernesto Araujo, el asesor de Seguridad de la Casa Blanca, John Bolton, y el Secretario de Estado bajo Donald Trump, Mike Pomeo

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

A raíz del llamado abierto de Juan Guaidó al ejército venezolano de ejecutar la Operación Libertad para poner fin a la usurpación del poder por parte de Maduro y sus aliados, el gobierno de Bolsonaro anunció que «daría pie para la acción militar de Estados Unidos, Brasil y Colombia».

Ante lo cual, el presidente Jair Bolsonaro convocó una reunión de emergencia en el Palacio del Planalto con los principales referentes de defensa del país: el ministro Araújo (ya de regreso), el general Augusto Heleno, jefe de la cartera de Seguridad Institucional, el ministro de Defensa general Fernado Azevedo e Silva y el vicepresidente, general Hamilton Mourao.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Por medio de redes sociales, el presidente Bolsonaro anunció que «Brasil acompaña con bastante atención la situación en Venezuela y reafirma su apoyo en la transición democrática que se procesa en el país vecino. Brasil está al lado del pueblo de Venezuela, del presidente Juan Guaidó y de la libertad de los venezolanos».

Asimismo afirmó que «Brasil se solidariza con el sufrido pueblo venezolano, esclavizado por un dictador apoyado por el PT, PSOL y alineados ideológicos. Apoyamos la libertad de esta nación hermana para que finalmente vivan una verdadera democracia».

Es decir, en contraste a la administración previa, gestora del Foro de Sao Paolo que puso en el poder a Hugo Chávez, Brasil a cargo de Bolsonaro marca una línea de división tan clara con el socialismo del siglo XXI.

Sin embargo, fuentes de la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) indicaron que todavía «no está claro el grado de adhesión de los militares venezolanos a la oposición a Nicolás Maduro».

Dado que no es clara la cifra, se está evaluando el respaldo extranjero para fortificar a las fuerzas alineadas al gobierno constitucional.

No es un dato menor que el régimen de Nicolás Maduro cuenta con 20.000 soldados cubanos a su favor y constantemente amenazando a las familias de soldados venezolanos para impedir cualquier levantamiento.

Con lo cual el intervencionismo militar extranjero no sería unilateral, pues del lado de Maduro ya está en efecto hace meses.

No obstante, no hay unanimidad en las Fuerzas Armadas de Brasil. La prensa local indica que hay dos alas, una a favor de la intervención y otra en contra.

Pero, con el fin de «evitar el derramamiento de sangre» de civiles en Venezuela, podrían verse obligados a entrar en el conflicto.

Pues ya les está tocando la puerta.

Crisis migratoria venezolana causó crisis de salud y seguridad en la frontera con Brasil

Desde que Maduro impidió el acceso de ayuda humanitaria por la frontera de Brasil, donde indígenas venezolanos fueron asesinados por exigir el paso de alimentos y medicina, ha habido un éxodo hacia Brasil que afecta particularmente a los habitantes indígenas que no están vacunados.

Dado el colapso del sistema de salud bajo el régimen socialista, se ha desatado una epidemia de sarampión afectando a cientos de indígenas amazónicos de ambos lados de la frontera.

Por último, en vista de la escasez de alimentos y medicinas, incontables venezolanos y brasileros que les acompañan en busca de estos a Brasil y en la frontera denuncian que son expropiados tanto por militares como por «colectivos» y agrupaciones vestidos como ellos.

Esta tensión ha provocado linchamientos en ambos territorios, incluyendo carpas de refugiados quemadas.

Tal que cuando los dignatarios hablan de evitar derramamiento de sangre, no solo se trata del enfrentamiento entre militares, sino toda la violencia que ha desatado la represión y el éxodo forzado por el hambre y la persecución política.

Mientras tanto, , el Secretario de Defensa de los EE. UU., Mike Pompeo, anuncia que la democracia no puede ser derrotada y afirma su respaldo al presidente interino Juan Guaidó, quien dio inicio a la Operación Libertad y por tanto al fin de la usurpación de Maduro.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento