Donald Trump: voy a encargarme de Cuba y Venezuela

Trump apuesta al voto latino en el 2020. Cuenta con el respaldo de la mitad de los hispanos; en su mayoría exiliados de regímenes socialistas

4.177

Mamela Fiallo Flor [12:50] Como promesa de campaña, Trump advierte que se encargará de las dictaduras de Cuba y Venezuela. (Fotomontaje de PanAm Post)
Nadie ha sido tan duro contra las dictaduras de Cuba y Venezuela como el actual Gobierno de los EE. UU. Esto fue lo que afirmó Donald Trump desde la «pequeña Venezuela», el Doral, una ciudad al sur del estado de Florida, que, en su mayoría, está poblada por exiliados venezolanos. Desde ese estado Trump empezó su campaña para la reelección, ya que tanto Florida como el voto latino son clave para alcanzar la presidencia de EE. UU.

El mandatario recordó que fue el expresidente Barack Obama quien normalizó las relaciones diplomáticas con la dictadura cubana. El resultado de esto fue el endurecimiento de los abusos contra los opositores, para así «limpiar las calles» de la isla ante la ola de turistas de EE. UU. Incluso fue Obama quien le revocó a los cubanos la posibilidad de nacionalizarse en EE. UU. si llegaban a pisar tierra firme.

En cambio Trump tomó otro camino, con el que busca desfinanciar al régimen comunista de los dólares que utilizan para mantenerse en el poder y resguardar a Maduro en Venezuela. Por esto mismo determinó que los cruceros de EE. UU. no podían hacer paradas en Cuba.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

El presidente de los EE. UU. ha recordado en varias ocasiones que en Venezuela ya existe una intervención, la cubana, pues, denuncia, allí hay alrededor de 25 000 militares del régimen Castro.

Algo que ha sido confirmado por militares y políticos venezolanos, y por el sitio de investigación Foresight Cuba, fue lo que publicó en un informe, en el que dejó ver la presencia militar cubana en el país suramericano. Solo de infantería hay 4 000 cubanos organizados en ocho batallones de 500 efectivos, más un batallón estacionado en Fuerte Tiuna; 2 generales de brigada (Herminio Hernández Rodríguez y Alejandro Ronda Marrero) (1 en Fuerte Tiuna, otro en Barquisimeto); 4 coroneles (Rodrigo Hernández Maite, Rufino Zabaleta Corvino, Jaime Freitas Sambrano y Simón Guillermo Sénior); 8 tenientes coroneles; 6 capitanes de fragata y 25 oficiales subalternos. Más los cubanos que han sido enviados por la dictadura de la isla para «prestar servicios médicos».

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

También en Nicaragua existen denuncias de la presencia de represores cubanos en las manifestaciones contra el régimen de Daniel Ortega. Para ello, Ortega facilitó el ingreso de cubanos a Nicaragua, luego de haberles cerrado las fronteras cuando Obama les impidió el acceso a EE. UU. por mar.

Ahora los cubanos que buscan llegar hasta EE. UU. deben hacerlo a través de la selva en Centroamérica y enfrentarse a los coyotes, las maras (pandillas) y, según denunció la comunidad de exiliados cubanos en Miami, la complicidad de AMLO con el régimen comunista cubano en México.

Solo en el mes de junio desaparecieron y/o murieron ahogados más de 50 cubanos a las orillas del río Darén, entre Panamá y Costa Rica. También han fallecido desde bebés en gestación hasta ancianos en los centros de migrantes en México, principalmente por las cuestiones insalubres.

Es por esto mismo que Trump aseguró frente a Telemundo: «Hemos sido muy, muy duros. Alguna gente dirá que hemos sido demasiado duros. Yo digo que no hemos sido lo suficientemente duros».

Vamos a resolver lo de Cuba. No de la forma que lo hizo Obama, que fue un desastre. Vamos a encargarnos de Cuba.

Por el momento, Trump ya logró que los exiliados cubanos residentes en EE. UU. puedan perseguir judicialmente a las empresas que se enriquecen en Cuba con bienes que fueron expropiados a nombre de la «redistribución de la riqueza» que pregona el socialismo.

Mientras que continúa bloqueado el turismo a la isla para desfinanciar al Ejército que hasta ahora se ha mantenido manejando la industria del turismo.

Trump lanzó una ofensiva económica contra dictadura Maduro

Ante las bajas de soldados venezolanos que optan por el exilio antes que reprimir a sus compatriotas, los soldados cubanos se han convertido en la guardia personal de Maduro.

Por eso, apenas Juan Guaidó llegó al poder como presidente constitucional de Venezuela, el Departamento del Tesoro de EE. UU. empezó una campaña para impedir el acceso de fondos que le permitieran a la dictadura chavista perpetuarse en el poder.

Desde el 28 de enero el petróleo de PDVSA no es bienvenido en EE. UU. como método para debilitar al régimen de Maduro, en particular para evitar que pueda financiar a las Fuerzas Armadas. El impacto fue inmediato, ya que el sector petrolero de Venezuela representó hasta el 70 % de los ingresos del la dictadura venezolana.

Otro de los fuertes golpes dados a la dictadura de Maduro fue la pérdida de control sobre una de sus mayores fuentes de ingreso, Citgo, que ahora está en manos del presidente Guaidó.

Decenas de integrantes de la dictadura chavista también han sido sancionados económicamente por EE. UU., como es el caso del segundo al mando del chavismo, Diosdado Cabello, a quien se le confiscaron 800 millones de dólares.

Enseguida otros países aliados se sumaron a las sanciones por recomendación de EE. UU. Cuando Maduro intentó retirar 1 200 millones de dólares en oro del Banco de Inglaterra, el Reino Unido se lo impidió.

Lo anterior ha llevado al usurpador a vender ilegalmente las reservas de oro del país, explotar ilegalmente el Arco Minero con ayuda de grupos al margen de la ley,  continuar con en tráfico de droga, entre otros hechos, para poder conseguir dinero que le permita mantenerse en el poder.

Trump tiene el respaldo del 50 % de los latinos en EE. UU.

El rechazo a regímenes socialistas de los cuales los hispanos huyen en masa ha sido uno de los factores fundamentales para aumentar el respaldo a Trump entre los latinos.

Cuando ganó las últimas elecciones, Trump tenía el respaldo del 33 % de los hispanos en el país. Ahora asegura que aumentó 17 %. Esto quiere decir que la mitad de los latinos estarían de acuerdo con su gestión, debido a que esta ha mejorado la tasa de empleo en la historia de EE. UU., con la cual se han visto beneficiados y porque, afirma Trump, los hispanos saben mejor que nadie sobre la situación migratoria y por eso respaldan sus políticas.

Sin embargo, la otra mitad de la población latina no favorece al mandatario y este afirma que se debe mayormente al accionar del Partido Demócrata, que obstaculiza la aprobación de legislación para resolver cuestiones migratorias.

Aunque Trump todavía no ha informado cuáles serán las medidas que tomará para ser aún más duro con Cuba y Venezuela, cabe resaltar que en varias ocasiones ha afirmado, para el caso de Venezuela, que la intervención militar es una opción que sigue sobre la mesa.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento