Por qué Alberto pierde y Cristina gana salga o no la expropiación de Vicentin

Cristina Kirchner, sin jugar, sale beneficiada en todos los escenarios

698
¿Se disparó en el pie Alberto Fernández con el proyecto de la expropiación de Vicentin? (Twitter)

El mundillo político esperaba el enfrentamiento entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández desde que asumieron el Poder Ejecutivo argentino. Los que no consideraban viable un pacto oculto entre ambos, o la durabilidad del mismo, veían un conflicto inevitable con dos finales alternativos: la construcción de un albertismo con el peronismo tradicional de base que traicione al kirchnerismo o una vicepresidente que se saca de encima una molestia (que era necesaria para ganar las elecciones), para luego poder asumir el poder formal. En la opinión de varios analistas, el real ya lo tiene hace medio año.

Pero la política es impredecible, la versión argentina aún más y el mundo deparó una sorpresa: la pandemia del coronavirus (COVID-19). Subestimando el impacto de la medida, Alberto se decidió por expropiar Vicentin, una mega empresa del sector alimentos, que había sido beneficiada por multimillonarios y cuestionados créditos públicos durante el macrismo mediante el Banco Nación. La posesión de la compañía le permitiría al Estado argentino arbitrar en el mercado externo y manejar una importante cantidad de divisas.

Pero la sociedad reaccionó (antes que los mismos propietarios incluso que, para muchos, la expropiación era un salvataje) y medio país le dijo al presidente que Argentina no será Venezuela. Ante masivas marchas en todo el país, la primera reacción de Alberto fue el enojo y el presidente quedó atrapado en un laberinto sin salida: si finalmente no hay expropiación gana Cristina. La explicación a este escenario es clara. El mandatario apostó todo su capital político en la primera etapa de su mandato con esta medida y si pierde la pulseada en el Congreso o la justicia queda bastante debilitado.

Aunque no hubo quiebre con el kirchnerismo, la pérdida de poder de Alberto no solamente se traduce en una capitalización opositora, cuyo frente todavía no tiene ni referente claro. El período presidencial recién empieza y si el mandatario baja sus acciones, la vicepresidente sube las suyas.

Pero en el caso alternativo, con la expropiación haciéndose realidad, Alberto también pierde al fin de cuentas. De avanzar en este sentido, la opinión pública «no kirchnerista» lo verá (casi que ya lo ve) como lo mismo que la exmandataria. ¿Cristina?… Se beneficia con la radicalización del conflicto, ya que no puede pescar lo que no tiene dentro de su pecera. Ella terminaría con lo mismo y Alberto con un poquito menos.

Si algo le sirvió a Fernández para ganar las elecciones fue ese pequeño sector del electorado no macrista ni kirchnerista que le compró el discurso moderado. Convertirse en el presidente expropiador lo divorcia definitivamente con el espacio del «centro» que lo llevó a la Casa Rosada. En ese escenario la polarización volvería a ser total y su imagen quedaría bastante licuada dentro de un espacio kirchnerista que no lo tiene como referente.

Seguramente, viendo la enorme reacción popular en contra de la iniciativa, Fernández debería impulsar una salida decorosa para la cuestión, garantizándose un fallo en contra en la justicia. Esto le daría la oportunidad de recuperar un dejo mínimo de «republicanismo» respetando la sentencia. El presidente ya está golpeado. Ahora quedará ver si comprende que el daño ya está hecho y busca volver a crecer de donde está. Si se encapricha, en vez de un duro golpe, corre el riesgo de perder por KO.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.