Oposición venezolana irá a diálogo con chavismo sin Paraguay como garante

27
(Cancillería)
El canciller dice que no irá al diálogo por las elecciones en Paraguay; pero para estas todavía falta mucho. (Cancillería)

El canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, ya no viajará a República Dominicana para ser garante de la Mesa de la Unidad Democrática. Los encuentros de diálogo  se celebrarán el 1 y 2 de diciembre entre  el régimen chavista y la coalición de partidos presuntamente opositores.

«Canciller de Paraguay anuncia que no asistirá a República Dominicana y deja a la oposición con un país menos en la mesa de diálogo. Negociaciones no han empezado y ya van mal encaminadas», se lee en el timeline de Diego Catalan, productor de CNN y articulista en The Washington Post.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Supuestamente la decisión la tomaría debido a la agenda electoral de Paraguay. Sería por elecciones. El exrector del Consejo Nacional Electoral, Vicente Díaz (y asesor de la MUD), informó este miércoles: «En efecto el día de ayer el Gobierno de Paraguay informó que por razones internas de ellos, de sus procesos internos electorales se les dificultaba asistir a este esfuerzo».

No obstante, hay elementos que permiten que se genere el escepticismo sobre esta reciente decisión: para las elecciones en Paraguay todavía falta. En par de semanas, el 17 de diciembre, solo se celebrarán las elecciones internas de los partidos. Y las generales serán, apenas, en abril del próximo año.

Otro dato es el secretismo en torno a la decisión. No hay comunicado oficial en la página de la Cancillería. En cambio, el texto se filtró: «Señor Ministro: Tengo a bien  dirigirme a Vuestra Excelencia en ocasión de hacer referencia a su cordial invitación en la próxima reunión entre el Gobierno y la oposición de la República Bolivariana de Venezuela, que tendrá lugar en Santo Domingo, República Dominicana, los días 1 y 2 de diciembre del corriente año».

«Al respecto, agradezco la amable invitación (…) Lamentablemente, como le adelanté telefónicamente, no me será posible acompañar las conversaciones previstas en la hermana República Dominicana debido al proceso electoral en curso en mi país. Auguramos que las partes puedan contribuir a delinear una solución», se lee en el texto de Loizaga en un mensaje al Ministerio de Relaciones Exteriores de Paraguay.

A esto se debe añadir la presión que se ha generado, igualmente, sobre el proceso de diálogo en República Dominicana. El canciller de Perú, miembro del Grupo de Lima, cuestionó el pasado 21 de noviembre que la oposición acudiera a reunirse con la dictadura de Maduro en la isla. “Yo no me siento en condiciones de recomendar nada a la oposición, pero si yo fuera venezolano, no iría al diálogo”, dijo Ricardo Luna en una rueda de prensa.

Aunado a ello, este martes 28 de noviembre el secretario general de la OEA, Luis Almagro, volvió a criticar los encuentros y aseguró que la oposición venezolana no se encuentra plenamente representada.

Almagro, quien se ha convertido en un ícono internacional por la democracia en Venezuela, también se dirigió a los medios de comunicación y se refirió específicamente al diálogo que iniciará la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) con el chavismo en República Dominicana; señaló que “la política no es un juego florentino, no es mover piezas en el tablero de las élites”.

El secretario general de la OEA calificó el diálogo como un hecho “no inclusivo” pues “no dio las condiciones para que pueda sumarse” la organización #SoyVenezuela, liderada por Ledezma y María Corina Machado.

Por último está la presión interna en Venezuela. Varios factores de la sociedad han expresado su rechazo a los procesos en la isla. Incluso ha surgido una nueva alianza opositora y se ha conformado una nueva fracción en el Parlamento venezolano que rechaza particularmente el diálogo entre la dictadura y esta presunta oposición.

La MUD, en desventaja pero igual asistirá

La decisión del canciller Loizaga deja en desventaja a la Mesa de la Unidad Democrática frente a la dictadura de Maduro, que ya se ha reunido con la oposición en varias ocasiones anteriores y siempre ha faltado al compromiso.

Al final el diálogo siempre termina siendo un engaño que brinda a la dictadura más tiempo y permite que baje la presión. Esta vez —por alguna razón incomprensible— se espera que sea diferente, y para ello se ha pedido a países «amigos» ser garantes en los encuentros.

Ahora la Mesa de la Unidad solo contará con México y Chile como países garantes. Por otra parte, la dictadura de Maduro tendrá la presencia de Bolivia y Nicaragua. Está también República Dominicana, un país que ha dejado claro su parcialidad con el chavismo.

Además de los países, también estarán presentes otros dos amigos de la dictadura: el presidente dominicano, Danilo Medina, y el expresidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero.

Las condiciones para sentarse no están dadas: ni los presos políticos han sido liberados, tampoco se ha abierto un canal humanitaria ni se han dado gestos de buena voluntad.

Ahora con un garante menos, la MUD asistiría en desventaja. A pesar de todo esto, la dirigencia presuntamente opositora todavía insiste en sentarse con la dictadura pretendiendo que vendrá algún buen gesto  luego de las estrechadas de manos.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento