Los balseros venezolanos muertos en Curazao no existen para Nicolás Maduro

512
No es Siria, no es Libia, no es Cuba: Es la mortal carga de balseros venezolanos hacia el Caribe. Pero para Maduro, estos muertos no existen. (Twitter)

Escribo este artículo desde una rabia en mis redaños, un jueves en la noche. Desde la angustia de mi nacionalidad.No me importa, en este momento, mi seguridad personal; no puedo considerar que ya hay dos personas presas, inaugurando la “novísima” Ley contra el Odio, con lo cual, cualquiera que diga algo que medianamente pueda ofender la muy sensible epidermis de la mafia que se reparte los despojos de este país que un día se llamó Venezuela, puede terminar pasando entre 10 y 20 años en las mazmorras; mucho más, por cierto, que quien asesine a otra persona.

En la perversa Venezuela de Nicolás Maduro, de quien voy a comenzar a escribir en este mismo momento, el delito rey no es el homicidio; el delito rey es manifestar inconformidad. Típico de las dictaduras, y esta es una; muy desembozada, comunista de línea muy dura, ya sin ningún atisbo de legalidad.

Porque no puede llamarse “ley” a algo que no sale de un Parlamento legalmente electo; porque no existen acuerdos democráticos en este país; porque si una opinión es delito, estamos, sin duda, en presencia de un régimen autoritario.

Entre las muchas cosas que mi imaginación me hace pensar, tengo para mí que Maduro se levanta, a mediodía, pide su desayuno, consistente en media docena de arepas y una jarra de Toddy con bastante hielo (solo eso explicaría que su cintura sea de las pocas que crece sin parar en un país de gente cada día más macilenta); que mientras desayuna le pregunta a su asistente de cámara, o a Cilia Flores, “¿qué tenemos hoy?”

Ese “qué tenemos hoy”, es una transmisión televisiva, a media tarde, que parece la única actividad del mandatario. Y así, hasta el día siguiente, con excepción, por supuesto de los fines de semana y la mayoría de los lunes.

Pues bien, en este asqueante 11 de enero, jueves, por más señas, Nicolás Maduro se acaba de pasar más de tres horas en su única actividad diaria, hablando gramíneas por televisión, sin hacer una sola mención al tema que a miles de venezolanos nos tiene tristes desde ayer: casi 48 horas después de que el mar Caribe arrojó a las costas de Koraal Topak, en Curazao, los cuerpos de cuatro balseros venezolanos que murieron tratando de huir de su país, el Gobierno venezolano no ha abierto su gigantesca boca, su enorme aparato de propaganda, ni siquiera para musitar una condolencia.

No lo ha hecho, por supuesto, Maduro, a quien, sin embargo, le dolió mucho la muerte de Tomás Lucena, joven chavista asesinado en Trujillo. Maduro llama “a toda Venezuela a repudiar el asesinato de Tomás Lucena”, le dedicó más de cinco minutos de su transmisión a este asesinato, ciertamente, condenable, como condenables son los más de 26 mil asesinatos por los que Maduro no se conduele; como repudiable, abominable, es que Venezuela hoy se sume a Siria, Libia o Cuba, como uno de los escasos países del mundo de los que la gente escapa retando al mar.

Esos muertos, y los que pueda vomitar el Caribe en las próximas horas, tenían nombres, presidente. Tenían familias. Se llamaban Danny José Sánchez Pila, de 33 años, conocido como “Tito”; Joselyn Piña (24), su hermana; Oliver Cuahuromatt Velásquez (33) y Janaury Guadalupe Jiménez Chirinos (18).

Todos ellos, los que se murieron, los que están desaparecidos, los que hayan logrado superar el naufragio y ahora se encuentren en una “concha” más o menos cómoda de Curazao, habían pagado 100 dólares. Eso es más de un año de sueldo mínimo en Venezuela.

Lo hicieron para poder escapar de un territorio que ya no le ofrece ninguna oportunidad a nadie, donde el aire es asfixiante, donde el hambre, la falta de medicinas, y por qué no decirlo, la represión, aprietan duro. Pero para el presidente venezolano, para el Gobierno venezolano, no merecen ni una mención. No existen.

Danny, Josselyn, Oliver y Janaury jamás existieron. Sus cadáveres no terminaron tirados en Koraal Topak. No existen para Maduro, no existen para VTV, no hay una sola mención de ellos. No merecen ni un solo segundo de su discurso redentorista. Y menos porque murieron burlando su estúpido cierre de fronteras marítimas con Curazao.

Parece la realidad, siempre, dispuesta a contrariar las decisiones más absurdas, más ridículas, de un hombre, que más que un presidente, parece una contradicción ambulante, un ornitorrinco, el producto de una evolución torcida.

Teóricos de la vida

Maduro, Cabello, y en general, los jefes de la revolución bolivariana, son comunistas. Esto es un lugar común, pero no deja por ello de ser cierto. Y universalmente, si algo han demostrado los comunistas (en esto, y en muchas cosas más, el marxismo es equiparable al nazismo, por cierto), es el absoluto desprecio a la vida humana. Por más que se digan humanistas, lo son en abstracto.

En abstracto, los comunistas defienden al ser humano; en concreto, no puede interesarles menos cuántos tengan que morir para ellos consolidar su poder eterno. Solo son humanistas para efectos de propaganda, o quizás para limpiar temporalmente sus conciencias; en la lógica comunista, por cada Danny que muere, hay dos Dannys que se favorecen de “la revolución”.

No importa, por supuesto, que esto no sea comprobable, o que sea, sencillamente, una mentira, como siempre termina siendo. Marx hablaba de la “moral burguesa” como algo de lo que no solo se puede, sino se debe, prescindir; para los comunistas, solo es bueno lo que ayude a su proyecto hegemónico a convertirse en tal.

Es por ello que Maduro menciona a Lucena y no a los muertos de Curazao. Si Lucena hubiera sido un diputado de la MUD, a Maduro tampoco le hubiera importado. Y uno podría jurar que, en definitiva, tampoco le importa el constituyente asesinado, más que como objeto de propaganda.

Sin investigación, sin haber esperado ni siquiera un día, Jorge Rodríguez, uno de los jefes del manicomio en el que se ha convertido Venezuela, señala desde el Palacio de Gobierno que a Lucena “lo mató la derecha”. Justo, además, en el momento en el que empiezan a llegar las fotos de Danny, Josselyn, Janaury y Oliver a las redes sociales, con su tremenda carga de horror.

“La derecha” es una organización ubicua, que igual ha matado a Lucena que a Robert Serra, o Eliécer Otaiza, o Ricardo Durán. Rodríguez, como si fuera dirigente de un partido político y no miembro destacado de la corporación adueñada del país, “exige” una “investigación profunda”.

¿Por qué el Gobierno, que tiene al menos cinco policías nacionales, 16 regionales y un centenar de municipales, tiene que pedir una “investigación profunda”? Porque esto solo sirve a efectos del show. Cuando se sepa, como se supo, que a Lucena (al igual que a Otaiza, Serra o Durán), no los mató “la derecha” sino malandros concretos, hampa común, (o algo peor, un ajuste de cuentas), ya no importará. El hampa común no existe, como no existen Danny, Josselyn, Janaury u Oliver.

En Venezuela no existen problemas. Es el mantra del chavismo.

…y viene lo peor

Venezuela vive horas muy oscuras. Sus peores horas como país. Y se agravarán. Es por ello que el chavismo está a punto de darle la patada definitiva al diálogo.

La comunidad internacional responderá; vienen las sanciones de la Unión Europea. Probablemente, el 22 de enero, el Grupo de Lima establecerá sanciones nacionales también. Muy a pesar de lo que digan los más críticos de su gestión, Thomas Shannon está en Madrid porque Estados Unidos y la Unión Europea vigilarán, conjuntamente, lo que suceda hoy en República Dominicana para actuar coordinadamente.

Estas sanciones harán inoperable el ya averiado barco del Estado venezolano, pero esto será mucho más un problema para el sufrido pueblo venezolano que para la nomenklatura, dispuesta a afincarse en el poder hasta que Venezuela termine de ser un cadáver, y mucho más allá.

La represión que hemos vivido se volverá nada comparada con lo que viene. Igual que la rabia del pueblo que ha empezado el año en la calle y a la que ya Rodríguez y Maduro se han encargado de descalificar como de “la derecha”.

Estas horas oscuras también son cruciales para el país.

Si en algo pueden colaborar ustedes, donde lean este artículo, en Venezuela o el exterior, es entendiéndolo y divulgando la situación venezolana.

Porque si no paramos esto ahora, se repetirán por cientos, por miles, historias como las de Danny, Janaury, Oliver y Josselyn.

Y tendremos una Siria, una Libia, en pleno corazón del continente americano.

Aún se puede detener. Pero no por mucho tiempo más.

Comentarios