Las Damas de Blanco de la frontera venezolana, símbolo de resistencia pacífica

439
(Efecto Cocuyo) Frontera Venezuela
La jornada fue exitosa, no solo porque los guardias terminaron haciéndose a un lado ante la pacífica determinación femenina, sino porque la acogida y solidaridad de los colombianos fue extraordinaria. (Efecto Cocuyo)

Por Aurelio F. Concheso

El 5 de julio, a los 205 años de la firma del Acta de Independencia, un contingente de 700 mujeres tachirenses, vestidas de blanco, organizadas de manera espontánea entre sí y empeñadas en conseguir comida, medicinas e insumos sanitarios para sus familias a como diera lugar, enfrentaron los piquetes de la Guardia Nacional Bolivariana en el Puente de Ureña. Ante semejante despliegue de determinación femenina, a los atribulados guardias no les quedó otro remedio que hacerse a un lado y dejarlas pasar.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Contrario a lo que luego trató de hacer ver la prensa oficialista, la actividad no fue organizada por las fuerzas opositora (la Diputada Laidy Gómez, una de las lideresas tachirenses más emblemáticas de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), estaba en una actividad proselitista en la Ciudad de Colón, a más de una hora en carro de Ureña). El mensaje que se regó como la pólvora por las redes fue: “Mujeres: vamos a mercar (hacer el mercado) en Cúcuta el 5 de julio. Saldremos a las 8 de la mañana. Vengan vestidas de blanco.”

La jornada fue exitosa, no solo porque los guardias terminaron haciéndose a un lado ante la pacífica determinación femenina, sino porque la acogida y solidaridad de los colombianos fue extraordinaria. Los transportes públicos se trasladaron al puente Santander ofreciendo tarifas reducidas a las Damas de Blanco. Muchas de ellas habían tenido que caminar horas del lado venezolano para llegar al punto de encuentro. La gran sorpresa para las compradoras era que los precios del lado colombiano para productos como aceite, granos y harina de maíz eran sustancialmente menores de los que tenían que pagarle a los denominados “bachaqueros” o expendedores de mercado informal en San Antonio y Ureña.

 

El siguiente domingo, al régimen venezolano no le quedó más remedio que permitir el paso peatonal de más de 35,000 venezolanos, y el siguiente fin de semana al haber cundido la noticia, 130,000 personas cruzaron entre sábado y domingo.

Alarmados ante la perspectiva de que se llegara a una situación parecida a la de la frontera entre Siria y Turquía la autoridades de ambos países decidieron suspender los operativos “hasta nuevo aviso” mientras se negociaba una reapertura más permanente. Mientras tanto en otras fronteras venezolanas el ejemplo del Táchira se repetía.

Las Damas de Blanco habían trazado el camino, pero lo que está sucediendo en la frontera es una muestra de que los regímenes que se basan en férreos controles, distorsiones de precios relativos y políticas económicas insensatas terminan siendo víctimas de su propia ceguera.

 

Aurelio F. Concheso es Ingeniero Mecánico, graduado en el Instituto Tecnológico de Massachussetts (M.I.T.) con estudios de post grado en esa Institución y en el IESA de Caracas, Venezuela

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento