¿Quién gobierna Chile?

Manifestaciones violentas, adoctrinamiento constante y defensa al régimen de Maduro ¿quién gobierna Chile?

1.947
Huelga de profesores y estudiantes en Chile el pasado lunes 3. (Foto: EFE)

Desde que el presidente reelecto Sebastián Piñera ganó las elecciones, y aún sin haber asumido su segundo mandato, ya los sectores de izquierda de Chile (principalmente los más extremistas como el Partido Comunista y el Frente Amplio) al unísono vociferaban públicamente su descontento y desconocimiento de causa. Se declararon firmemente opositores y amenazaron con marchar todo el año y parar el país.

Y así fue: con la toma de posesión del presidente Piñera, comenzaron las huelgas del sector público, la mayoría contratados durante el período pasado (Michelle Bachelet, quien gobernaba en alianza con toda la izquierda, y su mano derecha fue el Partido Comunista). A esto, le siguieron los típicos incidentes de los jóvenes adoctrinados por el PC, en cuyas manifestaciones, a menudo violentas, se utilizan molotovs, capuchas y trajes de seguridad.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Por otra parte,  el sindicato de trabajadores nacional, conocido como la CUT (con una directiva comunista) alimentaba las huelgas y hasta lograron que cerrara la empresa danesa Maersk. En el Congreso, también manejado por la izquierda, decidieron vetar todo lo que viniera del presidente sin mayor vacilación. Crearon, además, una versión propia del feminismo y las pusieron a parar las universidades, ejerciendo, nuevamente, la violencia. Estas feministas también se vieron enfrentadas a carabineros en sus marchas.

Gracias al manejo que mantiene la izquierda en el aparato burocrático, han favorecido proyectos a su conveniencia a nivel internacional y ha tenido casi de rehén al canciller Ampuero, quien mantiene una línea firme condenando el socialismo en Venezuela y el régimen de Maduro, al igual que el presidente Piñera. Esto a la izquierda no le agrada: Maduro es uno de sus aliados y financistas, por lo tanto, la directriz que recibieron de La Habana es defender el «modelo» socialista venezolano a toda costa.

Y esto nos trae a la pregunta inicial: ¿quién gobierna Chile? ¿Piñera o el Partido Comunista? Las aquí mencionadas son algunas de las sobradas pruebas que evidencian que el país, aunque esté Piñera en La Moneda, es gobernado por la izquierda, y no por cualquiera de sus manifestaciones, sino concretamente por el Partido Comunista.

El PC maneja sindicatos, gremios, colegios y hasta tenían su propia universidad (que quebraron por corrupción). Si no pueden ser los dueños, se valen de todo el sistema educativo público (que no es más que una fábrica de adoctrinamiento marxista) para producir nuevos militantes o personas afines, que se desempeñan como profesores, periodistas, sindicalistas, burócratas, embajadores e incontables cargos que en su gran parte son o tienen influencia pública. A fin de cuentas, es el Partido Comunista (y en menor medida, reducida a ámbitos académicos, sus hijos predilectos: el Frente Amplio) el que maneja el establishment de la izquierda ideológica chilena.

Al escribir estas palabras, van varios días en los que el presidente Piñera no puede detener el terrorismo ejercido por jóvenes adoctrinados por el PC para servir al marxismo en el Instituto Nacional. Estos jóvenes ejercen la violencia, lanzan molotovs a los carabineros, cierran el colegio, y ni siquiera se puede ejercer la ley actual que permite expulsarlos, porque van cubiertos (cual ISIS) a efectos de que no se reconozca su identidad. Mientras tanto, desde la izquierda (y especialmente desde el Congreso) abalan la violencia y señalan a Piñera como el culpable.

¡Y en efecto! ¡Es Piñera el culpable! Es culpable de no detener el terrorismo, tanto el ejercido en el Instituto Nacional como el que se ejerce en La Araucanía, con sus grupos armados de comunistas que pretenden ser mapuches para sembrar el terror a través de incendios de propiedades y de robos a haciendas productivas que luego ponen al servicio del narcotráfico.

Piñera es culpable de no ejercer su potestad como presidente para imponer el orden y la ley. No lo hizo desde el principio, y no lo hará ahora. Es lamentable que el país sea controlado por una cuerda de comunistas corruptos, asesinos, delincuentes y terroristas. Quien fuera presidente de la comisión de ética y diputado del PC, Guillermo Tellier, es un asesino confeso de carabineros, y ahora ejerce como «honorable» diputado.

Todo esto, claro, sin mencionar los negocios sucios del PC, como la Universidad ARCIS (anteriormente mencionada) o el dinero que recibían del difunto narcotirano Hugo Chávez. ¿En concepto de qué recibían millones de dólares? ¿De colaboración para implantar el socialismo cubano en toda América?

En tres años se celebrarán elecciones para elegir de nuevo presidente de la República ¿Qué objetivo tiene elegir a alguien liberal y de centroderecha cuándo la izquierda sigue manejando el país? ¿Qué objetivo tienen las elecciones y que la gane una mayoría anticomunista si, al fin y al cabo, se terminan aplicando las políticas socialistas? Es un sinsentido.

Si en los próximos tres años la derecha de verdad no es capaz de articularse y representar una alternativa contraria al oprobio que es la izquierda ideológica, lo más probable es que Chile empiece a recorrer los tristes destinos de países como Uruguay, Argentina y Venezuela, probablemente en ese orden, o tal vez pasando más directamente a ser como Venezuela, teniendo en cuenta la naturaleza radical de la izquierda chilena.

 

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento