Errores, falsedades y tonterías comunes sobre el bitcóin, las divisas y el dinero

158
Bitcóin
El crimen organizado emplea divisas como el dólar más que otros activos financieros como criptomonedas. (Youtube)

Lo que el común de personas cree saber sobre dinero y divisas es generalmente erróneo, e incluye auténticas tonterías. No es diferente con el bitcóin. Veamos:

Es falso que el dinero sea “producto” del Estado. Es erróneo que el dinero gubernamental perfeccione al dinero.

Dinero es cualquier medio de intercambio indirecto. El valor del dinero –y de todo– depende de utilidad y escasez. El dinero ideal tendría valor previo, sería escaso, durable y fácilmente divisible. Pocas culturas descubrieron bienes que agruparan estas cualidades. Emplearon como dinero bienes imperfectos eventualmente desplazados por otros mejores. Los metales preciosos amonedados –y en lingotes– emergieron como dinero internacional.

El monopolio gubernamental es muy reciente. Sin embargo, los gobiernos han emitido a valor “legal” falsamente mayor al valor de mercado por siglos. Colapsos inflacionarios vemos desde la antigüedad.

Es una tontería que el dinero fiduciario sea un avance ante la “reliquia medieval” del oro. Es erróneo que el monopolio de emisión de bancos centrales cree mejor dinero.

Los billetes del banco, como giros y cheques, son documentos transferibles de propiedad sobre dinero. Algunos sustitutos monetarios, como las cuentas bancarias, transfieren el riesgo de guardar efectivo del propietario al banquero. Reservas y respaldo corresponden a sustitutos monetarios. La banca emitía más sustitutos monetarios del oro que tenía para pagarlos; presta a plazo depósitos que debe a la vista; limita las reservas al oro y/o efectivo usualmente reclamado.

Tanto la emisión de billetes sin respaldo como la ampliación del crédito por descalce de plazos crean circulante inflacionario que distorsiona la estructura del capital. Los bancos centrales se imponen cuando la banca recibe más solicitudes de efectivo que las reservas que tiene. Quien tome deudas a plazo y entregue dinero líquido a bancos ilíquidos debe emitir dinero “de curso legal” con independencia de sus reservas. Eso es un banco central.

Es falso que el dinero de curso legal se respalde por los gobiernos, o el tamaño de las economías. Es erróneo que las divisas se respalden con reservas.

El patrón oro fue destruido paso a paso por los gobiernos. No existe. El dólar americano se emite contra deuda –en dólares– de quien realmente lo emite. No hay respaldo en oro. Únicamente confianza de las personas en EE. UU. –y el mundo– en el valor del dólar.

Cuando una divisa se emite moderadamente y es generalmente aceptada como dinero internacional, será necesaria como “reserva” para “respaldo” internacional de las menos confiables que circulan exclusivamente en mercados nacionales por leyes de curso legal. El dólar tiene curso legal en EE. UU., no en el mundo. Los gobiernos dentro de sus fronteras imponen el curso legal. Fuera dependen de una emisión prudente o del cambio por divisas de aceptación internacional. Únicamente con un tipo de cambio fijo habría respaldo efectivo en reservas. Con tipos de cambio variable, el respaldo en reservas depende de la confianza.

 

Controles de cambio son racionamientos de divisas que distorsionan gravemente el sistema precios. El tamaño de las economías no respalda divisas. El Yuan no es divisa internacional, aunque se emita en la mayor economía del mundo. La economía suiza es relativamente pequeña –rica y exitosa– y el franco suizo es una divisa ampliamente aceptada. Un refugio de valor. Por su parte, el bolívar venezolano, que a mediados del siglo pasado fue divisa sólida ampliamente aceptada, en la actualidad sufre la mayor hiperinflación.

Visto lo básico del dinero y divisas actuales: Es falso que el bitcóin no sea dinero porque no lo respalde un Gobierno, que sea “una estafa piramidal” o que sea “dinero criminal”. Y es una tontería que el bitcóin –y toda criptomoneda– sea “en sí misma una burbuja”.

El bitcóin es la principal criptomoneda. Criptomoneda es un registro de transacciones en libro electrónico cifrado de bloques cerrados encadenados. Su programa debe limitar la creación total y ralentizar la velocidad de creación, optimizando la relación de utilidad y escasez. “Minar” es hacer la primera anotación de una criptomoneda nueva. El valor de mercado del bitcóin es subjetivo, pero nada en absoluto tiene un valor objetivo o intrínseco en el mercado. El bitcóin está sujeto a leyes y regulaciones, como cualquier otro activo financiero.

El crimen organizado emplea divisas como el dólar más que otros activos financieros como criptomonedas. La estafa piramidal paga ganancias de falsa contabilidad tomadas de un número creciente de inversionistas, hasta colapsar. El bitcóin se crea de manera limitada y conocida. No hay falsa contabilidad de un Madoff tras la cadena de bloques. Vender depósitos de bitcoins que no existieran en la cadena de bloques sí sería una estafa. O un banco.

La burbuja es producto de errores especulativos sobre el valor de mercado futuro. Se sostiene mientras los errores impulsan el alza y el alza más errores. Puede ocurrir con cualquier activo financiero. Activos protagonistas de burbujas raramente desaparecen. Estafas aparte, no son la burbuja, son objeto del error especulativo que es la burbuja. Los tulipanes no desaparecieron con el fin de su burbuja. El fin de una presunta burbuja bitcóin se anuncia erróneamente cada vez que baja el precio. Y el precio sube y baja –mucho y rápido a corto plazo–, mientras a largo plazo tiende al alza sostenida porque su límite de creación total y de velocidad relativa de minado dan la relación de utilidad/escasez de esa tendencia.

En conclusión: el bitcóin no prevalece todavía como dinero internacional electrónico generalizado. Surgió con la solución al problema de certificación confiable por un tercero de una transacción electrónica en que la transacción sea pública, las identidades de los que transan sean secretas, la criptografía irrompible y la certificación descentralizada. Son principalmente inversiones especulativas a corto plazo y refugios de valor a mediano plazo. Cualquier criptomoneda podría ser, eventualmente, objeto de una burbuja, como cualquier otro activo financiero. Compiten con las divisas como todo lo que es refugio de valor líquido. Una o varias criptomonedas probablemente prevalezcan como el dinero electrónico del futuro.

Comentarios