Bachelet, la Alta Comisionada defiende a violadores de Derechos Humanos

La exmandataria de Chile, Michelle Bachlet, quien ha respaldado abiertamente a los regímenes represores de Cuba y Venezuela y se ha negado a escuchar a los perseguidos, hoy representa los DDHH en la ONU

3.441
Michel Bachelet es Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, pese a su respaldo a regímenes represores como Cuba y Venezuela. (Fotomontaje de PanAm Post)

La dos veces presidente de Chile, Michel Bachelet, fue nominada y elegida como Alta Comisionada de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas y ya existen críticas por su respaldo a regímenes represores que han provocado crisis migratorias continentales.

Entre ellas, la embajadora de los EE. UU. ante la ONU, Nikki Haley cuestionó el nombramiento de Bachelet para el cargo de Alto Comisionado de los Derechos Humanos, cuando esta ha sido cómplice de regímenes totalitarios, principalmente los de Venezuela, Cuba e Irán

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

La alta comisionada de DDHH pasa por alto atropellos en Venezuela

Dadas las multitudinarias marchas contra el régimen en Venezuela, que desencadenaron en miles de heridos y al menos 135 muertos, Bachelet no tuvo más que lamentar públicamente la inestabilidad en el país sudamericano.

En respuesta, a través de un testimonio filmado, Nicolás Maduro le advirtió que no se dejara engañar por la oposición.

La exmandataria mantuvo lazos con su homólogo venezolano, tanto que invitó a Maduro —pese a pedidos públicos que no lo hiciera— al cambio de mando cuando asumió Piñera, pero este no asistió por estar en Asia promoviendo su criptomoneda, el Petro.

Mientras tanto, el Foro Penal Venezolano denunció crímenes de persecución, asesinatos y torturas frente a la OEA. Hasta junio, la organización reportó la excarcelación de 72 presos políticos y el cautiverio de 280 más.

El foro actualiza minuto a minuto la información sobre quienes han sido detenidos y asesinados por parte del régimen, así como el aniversario de su partida y por tanto la impunidad de sus verdugos. A través de la página oficial, aparece la cantidad exacta asesinados e incluso el lugar de los hechos.

Pero los atropellos contra los Derechos Humanos de los venezolanos no se limita a la violencia física, también aborda su necesidad de huir del país dada la miseria y el índice de criminalidad imperante. Tal éxodo provocó que Ecuador declare una emergencia migratoria, ya que no da abasto en frontera.

La ONU estima que 500.000 venezolanos ingresaron al Ecuador desde enero. el lunes pasado había 10.000 venezolanos esperando cruzar desde Colombia.

Y es que más de la mitad de los venezolanos han bajado 11 kilos en promedio dada la escasez de recursos, lo cual empuja a los venezolanos a irse.

Bachelet sólo se reúne con Castro, no con los ciudadanos cubanos

En enero de este año, Bachelet se reunió con Raúl Castro, lo cual fue rechazado por exiliados y opositores.

“Lo mínimo que puede hacerse, ya que se va a reunir con los opresores del pueblo, es invitarlos a someterse a la voluntad soberana de la ciudadanía”, dijo Rosa María Payá —líder de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia— asegurando que Bachelet “podría ser una voz muy relevante si decidiera ponerse de parte de los oprimidos”.

Sin embargo, no lo hizo. Y es que hacerlo implicaría poner en evidencia a sus aliados.  La muerte de Fidel Castro puso en evidencia a quienes respaldaban su accionar, Bachelet fue una de ellas. Pese a que durante el gobierno del líder de la revolución cubana se produjo el exilio de 2 millones de cubanos y alrededor de 196.000 muertes entre balseros ahogados, perseguidos políticos y fusilados en los tiempos de la revolución.

Según la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), se duplicó la cantidad de presos políticos desde la normalización de las relaciones entre Cuba y EE. UU. bajo la administración de Obama. Pues el aumento del turismo —industria manejada por los mismos represores (las Fuerzas Armadas)— condujo a la purga de opositores al régimen para  «limpiar las calles» de disidentes, provocando una ola de detenciones, arrestos, censura y tortura.

Ni siquiera hubo clemencia para el científico cubano que logró prolongar la vida de su paciente con cáncer terminal, debido a que denunció los abusos del régimen hacia la vida marina. Pues en Cuba se depredan legalmente especies en vías de extinción. Por publicarlo, el doctor en ciencias Ariel Ruiz Urquiola terminó en un calabozo, tras haberse resistido a la intromisión de fuerzas de seguridad en su finca donde rescata especies de plantas nativas y cría animales.

Los abusos no se limitan a las cárceles comunes. Renegar del socialismo puede conducir a la privación de libertad en un hospital psiquiátrico. Tal fue el caso de Daniel Llorente, encerrado en el Hospital de Mazorra (donde 26 pacientes murieron de frío en pleno Caribe por falta de comida y abrigo) por ondear la bandera de EE. UU. frente al desfile del gobierno por el día del trabajador (1 de mayo de 2017). Un año después de su reclusión, su hijo fue detenido al llevarle comida; presuntamente para impedir que haga un reclamo público ese día.

No es un caso aislado. Yanet Padrón, la secretaria del Partido Libertario Cubano-José Martí apeló a ser detenida a lo largo de un año hasta que finalmente fue encerrada en julio de 2018 por haber apuntado a la bandera de EE. UU. en una foto durante el día de la independencia del país vecino.

Según el artículo 103 del Código Penal, la participación en «propaganda enemiga» implica hasta 15 años de prisión. No obstante, Padrón fue juzgada por «conducta desajustada» y sentenciada a un año prisión.

Recién hoy, viernes 10 de agosto, asumió Bachelet su nuevo rol como alta comisionada de Derechos Humanos. Así como alguna vez lamentó la inestabilidad en Venezuela, podría lamentarse por lo padecido por los inconformes con el socialismo. Queda ver si sucede.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento