Suramérica enfrenta una pandemia en medio de la desestabilización chavista

Chile, Colombia y Ecuador fueron devastados por protestas violentas que desestabilizaron sus gobiernos, todo orquestado desde Venezuela

La desestabilización de Chile, Colombia y Ecuador fue instigada desde Venezuela. (Efe)

Además de la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia del coronavirus (COVID-19), los países de la región enfrentan a una red desinformativa que opera internacionalmente. Mediante geolocalización se detectó que más de la mitad de los mensajes que han convocado a las protestas en Chile, Colombia y Ecuador desde octubre del 2019 vienen de Venezuela, Cuba y Nicaragua, y no han cesado.

El 58 % de las cuentas que difundieron contenidos sobre las protestas en Chile y Colombia se originaron en Venezuela. Fueron analizadas 7,6 millones de interacciones digitales (incluidas publicaciones en YouTube, Facebook, grupos públicos de Telegram o WhatsApp, y medios de noticias digitales). Apenas el 0,5 % de los usuarios generó más del 28 % del contenido en ambos países.

Según la empresa de informática chilena ConnetaLabs AI, de los 4, 8 millones de tuits publicados entre el 20 de octubre y el 5 de noviembre, entre las 2 000 cuentas que más influencia ejercieron, se destacan las provinientes de Venezuela, comenzando por la cuenta de Maduro, luego miembros de su régimen, cuentas de medios financiados por el Estado, como Telesur y el medio oficialista ruso RT, cuyo referente local es Erika Ortega Sanoja, quien aparece en su foto de portada de Twitter junto a Hugo Chávez y Diosdado Cabello.

Según detalla el informe del Centro William Perry de la Universidad de Defensa Nacional de EE. UU., estas protestas forman parte de una estrategia deliberada de desestabilización de la Alianza Bolivariana dirigida por el régimen de Maduro, diseñada para llevar la protesta social a extremos violentos.

Asegura que proporcionar recursos a grupos bien capacitados para incitar a la violencia en cada país cuesta unos pocos cientos de miles de dólares, y a cambio producen millones de dólares en daños para los gobiernos bajo ataque.

La Alianza Bolivariana dirigida por Venezuela y sus aliados regionales incluye al régimen de Daniel Ortega en Nicaragua, populistas radicales como Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa de Ecuador, el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador, las guerrillas colombianas FARC y ELN, entre otros. También ocupa un rol fundamental la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana (BJCE) que se financia mediante actividades ilícitas como el tráfico de cocaína y la minería ilegal de oro.

Si bien se puede acudir a investigaciones de alto nivel para constatar el rol de Caracas y La Habana en la desestabilización de Bogotá, Quito y Santiago, basta con revisar los discursos de los líderes bolivarianos para evidenciar su rol en esta ola de ataques contra la democracia y la libertad en la región.

«Nosotros [el BJCE] estamos organizados, somos más de 100 organizaciones cuyo objetivo es derrocar la estructura política actual», anunció Florena Lagos Neumann, exagregada cultural en la Embajada de Chile en Cuba, en la Conferencia Internacional de Comunicación organizada por el Partido Socialista Unido de Maduro (PSUV).

«Chile no es el país más desigual de la región»

En Chile, las manifestaciones comenzaron como protesta contra la supuesta desigualdad que existe en este país. Pero «Chile no es el país más desigual de la región cuando es medido por ingreso. Si bien estos es algo que se ha instalado con fuerza en la retorica más reciente, durante los últimos 25 años las mediciones de desigualdad se han reducido. Hoy estamos en un país más igual que en 1990″, aseguró para PanAm Post Bettina Horst, economista de Libertad y Desarrollo Chile.

Sin embargo, como consecuencia directa de la subversión que paralizó al país, impulsada por la izquierda chilena y sus aliados en la región, más de 376 000 chilenos quedaron desempleados.

«No sean carne de cañón de los comunistas»

Al menos 78 estaciones de metro fueron destrozadas. Nada ahonda más la desigualdad que el desempleo. De modo que la falta de sensibilidad social de los manifestantes quedó al descubierto.

No se trata de una campaña a favor de los intereses de los trabajadores, que se han visto empobrecidos, sino de la instrumentalización de la “juventud idealista” al servicio de las tiranías más brutales de la región.

Quienes instigan a las protestas desde esferas de poder conservan su empleo y no sufren daño alguno a su integridad física, mientras que al menos 23 chilenos perdieron la vida durante las manifestaciones (principalmente en las fábricas y supermercados incendiados). Por eso y más, en las calles de Santiago surge lo que se conoce como contradiscurso, una herramienta retórica para refutar a quien impone un relato oficial. Allí les piden a los manifestantes no ser «carne de cañón de los comunistas».

Chile deportó a extranjeros involucrados en saqueos e incendios

La mañana del viernes 13 de diciembre Chile expulsó a 56 extranjeros que permanecían de forma ilegal en el país, 12 de ellos acusados de haber participado de los saqueos y el vandalismo que atentaron contra la economía durante las manifestaciones «contra el sistema» que empezaron el 18 de octubre.

A mediados de noviembre Chile ya había expulsado a 50 extranjeros «por protagonizar saqueos (…) estar involucrados en desórdenes, atentar contra la autoridad y levantar barricadas», entre ellos 30 cubanos, 9 venezolanos y un boliviano.

Mientras que la mayoría de los venezolanos huyen legítimamente de la catástrofe humanitaria en su país de origen, las fuentes de inteligencia regional de la Consultora IBI (una firma de investigación enfocada en América Latina especializada en mapear el crimen organizado transnacional y los actores ilícitos a través de la fusión de trabajo de campo experto, minería de datos de código abierto y explotación) sostienen que hay pruebas contundentes de que el régimen de Maduro, a pesar de descartar públicamente los flujos de refugiados como propaganda, está promoviendo en silencio el éxodo para desestabilizar la región y disminuir las presiones económicas internas.

Según las cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), de los aproximadamente 5,1 millones de refugiados venezolanos, la mitad reside en Colombia (1 820 000), Ecuador (366 000) y Chile (455 000). Según IBI, esta migración masiva, de la mano de la poca asistencia internacional brindada para enfrentar la crisis humanitaria, ha dejado a los gobiernos sin recursos para mitigar los disturbios o satisfacer las crecientes demandas sociales.

Lo que sucedió en Chile no fue un incidente aislado, aseguran los investigadores de IBI, pues el fenómeno de las protestas sociales que se tornaron violentas y, en última instancia, amenazaron con derrocar a los gobiernos, estalló en gran parte América Latina a fines de 2019, y fueron dirigidas principalmente contra los líderes que han denunciado enérgica y abiertamente al régimen de Maduro: Sebastián Piñera en Chile; Lenín Moreno en Ecuador e Iván Duque en Colombia. Los tres líderes vieron su popularidad hundirse en mínimos históricos y continúan enfrentando una crisis de gobernabilidad y legitimidad.

Destrucción del patrimonio histórico

La icónica Plaza Baquedano (Santiago de Chile), paradójicamente renombrada Plaza Dignidad, fue vandalizada nuevamente luego de que fuera restituida a su forma original aprovechando que las manifestaciones disminuyeron durante la cuarentena del COVID-19.

Las juventudes del Partido Comunista celebraron esta acción. A través de redes sociales lo declaran públicamente. Sin disimulo mostraron a los subversivos vestidos con trajes de laboratorio que vandalizaron nuevamente el lugar.

El rol de las FARC en las manifestaciones

Durante más de una década, el Partido Comunista de Chile envió decenas de sus militantes para que fueran entrenados en los campos de las FARC. La Consultora IBI ha identificado a estos militantes como provocadores clave de la quema de estaciones de metro en Santiago de Chile, cuyo daño costó 300 millones de dólares

La guerrilla de las FARC también ocupó un lugar clave en las protestas que se llevaron a cabo contra el Gobierno de Lenín Moreno. Numerosos miembros de las FARC, instigadores bolivianos y agentes venezolanos provocaron la quema de edificios gubernamentales, entre ellos la Contraloría que albergaba pruebas contra Rafael Correa y 22 miembros de su gabinete bajo investigación por irregularidades.

Desde luego, en su país natal, Colombia, la vanguardia de las protestas más violentas tuvieron al frente a civiles con fuertes lazos con las FARC, el ELN y el régimen chavista.

Chile es el país que mejor ha manejado el coronavirus en la región

Ahora los tres países deben enfrentar la crisis sanitaria que implica el COVID-19. Pese a los ataques multilaterales y la crítica a su sistema de salud privatizado, Chile ha sido el país que mejor ha enfrentado la pandemia en la región. Sobre todo porque al ser la nación más próspera ha tenido los recursos suficientes para enfrentar la situación.

De acuerdo con el biomédico chileno Esteban Zapata, «mientras varios presidentes de la región y del mundo ‘ninguneaban’ al coronavirus como si fuese un ‘simple resfriado’, Chile ya fiscalizaba a turistas que provenían de zonas con coronavirus como China y, posteriormente, de Italia y España». Y resalta que lo hizo en medio de una crisis social caracterizada por manifestantes que luchan «contra el sistema neoliberal».

¿Cómo contrarrestar los disturbios?

Para contrarrestar los disturbios y las campañas de desinformación, la Consultora IBI recomienda una estrategia doble: primero reconocer que Venezuela es solo la parte más visible de una gran red de actores estatales y no estatales criminalizados. Luego, desarrollar una política general de ataque a la arquitectura financiera y política de la red. En segundo lugar, reforzar significativamente el apoyo a los países bajo ataque del BJCE a través de esfuerzos coordinados de contramensajería y ayuda para comprender y desmantelar la red a nivel regional.

De lo contrario, advierte que el BJCE continuará socavando la democracia y el Estado de derecho entre los aliados regionales frente a la tiranía castrochavista.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento