China mantiene “confianza” en Maduro pese a inminente default de Venezuela

2
china - venezuela
“Hemos tomado nota de la noticia, y también del compromiso de Venezuela para seguir cumpliendo sus obligaciones”, destacó la portavoz de Asuntos Exteriores Hua Chunying. (Twitter)

Se empiezan a conocer lasprimeras reacciones ante el posible impago en el que caería Venezuela tras una millonaria deuda externa que no tiene cómo pagar. China, uno de los países afectados, espera que el régimen de Nicolás Maduro “cumpla” con sus pagos acordados.

El Gobierno de China, que es uno de los principales acreedores de Venezuela, se mostró “confiado” en que el país suramericano mantenga sus obligaciones de pago; esto, a pesar de que la noche de este jueves 3 de noviembre Maduro anunció una reestructuración de la deuda.

“Hemos tomado nota de la noticia, y también del compromiso de Venezuela para seguir cumpliendo sus obligaciones”, destacó en rueda de prensa la portavoz de Asuntos Exteriores Hua Chunying. Y añadió que “confía en que el Gobierno venezolano conduzca apropiadamente la cuestión”.

“La cooperación es mantenida por instituciones financieras de los dos países sobre las bases de igualdad, beneficio mutuo y desarrollo común, por ahora todos los proyectos funcionan correctamente y seguiremos colaborando”, destacó.

Pero China no es el único país que se vería “afectado” ante un posible default por parte de Venezuela; falta que Rusia se pronuncie sobre esta “reestructuración”.

A principio del mes de octubre, Maduro pidió a Vladímir Putin la reestructuración de la deuda venezolana, ya que en diciembre de 2011 Rusia le concedió un crédito a Venezuela de USD $4.000 millones, y hasta el 2015 el país suramericano pagaba el crédito sin retrasos, lo que cambió en 2016 por la crisis en la que se encuentra.

 

En agosto de este año, el gigante petrolero estatal ruso Rosneft transfirió a Venezuela la suma de USD $6.000 millones por concepto de adelantos por suministros de petróleo venezolano hasta 2019 a esa compañía. Pero en junio de 2017 Rusia confirmó que Venezuela cayó en default con un impago de USD $955 millones.

La Cámara de Auditoría rusa difundió un comunicado en el cual asegura que el Gobierno de Venezuela dejó de pagar su deuda en septiembre de 2016. Según el protocolo, Venezuela debía a Rusia USD $2.840 millones a septiembre de 2016 e incluía una deuda vencida e intereses.

Un incumplimiento de pago en todas estas deudas podría llevar a los acreedores a apoderarse del dinero de la estatal petrolera PDVSA a través de los tribunales. Si eso sucediera, Venezuela perdería su único sustento económico.

Aunque técnicamente no hay un default porque Venezuela no ha anunciado que dejará de pagar, que el régimen de Maduro anuncie una “reestructuración de la deuda” puede significar una declaración de moratoria. De acuerdo con Maduro, el pago será hecho a primera hora del viernes y corresponde a la última amortización del bono 2017 de PDVSA.

Sin embargo, anunció que nombró una comisión especial presidencial, liderada por el vicepresidente Tareck El Aissami, quien deberá convocar a todos los involucrados en la deuda externa venezolana para discutir su reestructuración.

Reacciones

El economista Luis Oliveros aseguró a través de su cuenta en Twitter que sin un “plan económico” será imposible que Venezuela avance en un pago de la deuda, sobre todo con la industria petrolera a punto de colapsar.

Por su parte, el economista y director de Ecoanalítica, Asdrubal Oliveros, indicó en su cuenta de Twitter que “el anuncio de Nicolás Maduro es muy ambiguo. Da pie a múltiples interpretaciones. Lo que queda claro es que ya la deuda le está costando en lo político. En las condiciones actuales de Venezuela, es imposible acometer un proceso de reestructuración de la deuda”.

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, también dijo que aunque el país suramericano no ha caído en default, es algo que sucederá a corto o mediano plazo porque será muy difícil conseguir un “refinanciamiento”.

Fuentes: Sumarium; El Universal.

Comentarios