Militares rebeldes, disfraz de cura y equipos de extracción: cómo escaparon de Venezuela los perseguidos de Maduro

107
PanAm Post cuenta de primera mano las curiosas "huídas" de perseguidos políticos en Venezuela
PanAm Post cuenta de primera mano las curiosas «huídas» de perseguidos políticos. Un equipo de extracción ha crecido y está formado por civiles y militares dispuestos a ayudar a venezolanos a recuperar su libertad. (Twitter)

Cuando a un venezolano se le ordena su persecución los aeropuertos no son la mejor opción para salir, sin embargo, en el país ha crecido un «equipo de extracción» que está formado por civiles y militares que ayuda a los perseguidos políticos a recuperar su libertad.

Pensar contrarreloj, empacar un bolso con pertenencias, encomendarse a Dios y vivir una «aventura» peliculesca es parte de lo que enfrentan los perseguidos políticos para salir de Venezuela.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Hay casos de huidas de funcionarios que «traicionaron» al régimen de Nicolás Maduro, y hay otros casos que simplemente se enmarcan en buscar una libertad que la dictadura les arrebató solo por ser disidentes o por exigir respeto a la Constitución.

En el país suramericano hay más de 7.000 personas con medidas restrictivas de libertad, personas que no están del todo libres, ya que no pueden viajar, manifestarse, escribir en las redes sociales o, simplemente, entablar denuncias. Ante esta situación, son cientos los perseguidos políticos que han decidio dejar su país a costa de lo que sea.

Disfrazados de religiosos, en bote o a pie, algunos venezolanos han logrado huir de la persecución; y ahora desde otras fronteras decidieron emprender una «lucha» contra la dictadura de Nicolás Maduro. A continuación, algunos de los casos.

Ayuda militar

El más reciente caso es el del alcalde Antonio Ledezma, quien por más de 1.000 días fue preso político en Venezuela. Una vez salió del país confesó que para escapar de las ataduras de la dictadura contó con la ayuda de «militares inconformes». Dijo que huyó por tierra y logró pasar al menos 30 puntos de control de la guardia y la Policía Nacional en su recorrido por las carreteras del país.

El opositor cuenta que a «diez pasos» de conseguir la libertad una mujer lo identificó, pero un guardia le dijo: “Pase y siga su lucha”. No fue hasta que consiguió entrar en territorio colombiano que se sintió a salvo.

Acualmente, Ledezma cuenta con la protección del Gobierno de España, pero se conoció que para su fuga contó con la ayuda de Andrés Pastrana, expresidente de Colombia.

En lancha

Otro caso es el de la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, quien huyó del régimen de Nicolás Maduro luego de manifestar su rechazo al golpe de Estado emprendido por el Tribunal Supremo de Justicia y tras una orden de captura en su contra.

Ortega, junto a su esposo Germán Ferrer, salieron en lancha rápida desde la Península de Paraguaná en Venezuela, hacia Aruba y posteriormente abordó un avión con destino a Bogotá en Colombia. La fiscal actualmente cuenta con la protección del Gobierno de Juan Manuel Santos.

Disfrazado

Alcaldes desde el exilio, David Smolansky y Antonio Ledezma (Twitter)
Alcaldes desde el exilio, David Smolansky y Antonio Ledezma. (Twitter)

El alcalde venezolano, David Smolansky, quien también tiene una orden de captura en su contra, logró salir de su país vestido como religioso.

Contó que su huida no fue improvisada y que ya había estudiado al menos siete rutas de salida durante los días que estuvo en la clandestinidad.

Para salir del territorio venezolano se afeitó la barba, se puso anteojos y decidió actuar como religioso con acento colombiano. Tuvo que dar explicaciones en la frontera con Brasil: «Soy seminarista y quiero ayudar a gente que no tiene comida”. Un guardia le contestó: «Eso es muy importante, aquí está faltando mucho la comida».

Smolansky informó que contó con la ayuda del canciller brasileño Aloysio Nunes.

Equipos de extracción

Para conocer más detalles de las curiosas salidas de perseguidos políticos desde Venezuela, PanAm Post contactó al expreso político Salvatore Lucchese y a los magistrados en el exilio Gabriel Calleja y Rafael Antonio Ortega. Todos ellos, contaron con la ayuda de un «equipo de extracción» especializado y con el respaldo incondicional de «personas de buena voluntad».

En entrevista para PanAm Post, Salvatore Lucchese —quien estuvo preso junto a Leopoldo López en la cárcel de Ramo Verde durante un año se encuentra en el exilio tras existir otra orden de captura en su contra— explicó cómo escapó de la dictadura venezolana:

«No fue muy complejo, pero sí muy traumático, a mí me llamó una persona que me dio 48 horas para que estuviera en San Antonio del Táchira, porque me ayudarían a salir.

Tuve que organizar un operativo de varios carros, unos iban adelante para detectar cada alcabala que íbamos pasando y me iban avisando. Cada punto de control que yo no podía esquivar, tenía que bajarme del vehículo y meterme a través de la maleza y caminar hasta poder pasar la alcabala y volverme a montar en el vehículo.

En esa oportunidad pasamos 43 puntos de control, llegué a San Cristóbal (estado fronterizo con Colombia) después de casi 19 horas, ya que tuve que bajarme del carro en al menos 12 alcabalas.

Me quedé una noche en San Cristóbal y al día siguiente salí para la frontera; allí me guiaron y a través de una trocha (camino de tierra) caminamos y logré llegar a Colombia.

Una vez pisé ese país, pude agradecerle personalmente a la canciller María Ángela Holguín, allí me recibieron y en menos de 12 horas viajé a Estados Unidos.

Nosotros tenemos un buen equipo de extracción que lo pongo a la orden de todos los venezolanos que están perseguidos. Primero se tienen que comunicar con nosotros y nosotros verificamos si son realmente perseguidos políticos.

Tenemos medios relativamente seguros para poder ayudar a nuestros hermanos venezolanos a que salgan de esa pesadilla».

El magistrado del TSJ en el exilio, Rafael Ortega
El magistrado del TSJ en el exilio, Rafael Ortega (Twitter)

Con «asma»: Rafael Antonio Ortega, magistrado en el exilio, le contó al PanAm Post cómo fue la travesía que tuvo que enfrentar para salir de Venezuela. Confesó que debió alegar que sufría de asma para poder esquivar algunos puntos de control militar y al igual que Lucchese, contó con un «equipo de extracción».

«Luego de la juramentación nos reunimos unos magistrados en Caracas, cuando entró asustado el magistrado Ángel Zerpa y dijo que lo venían siguiendo; posteriormente él fue el único que estuvo detenido por el régimen luego de la juramentación. A él lo tenían en el ojo porque era el abogado de la fiscal Luisa Ortega Díaz.

Cuando salí de esa reunión, ya no me pude dirigir a mi casa porque tenía sospechas de que también me pudieran seguir hasta mi hogar. Allí pasé tres noches en una zona de Caracas, y luego me dirigí a La Castellana a casa de unos familiares porque esa es la zona donde está la mayoría de las embajadas de Venezuela. Yo me dirigí a la embajada de Perú, no a pedir asilo, sino para ver si me podían ayudar a trasladarme a la frontera con Colombia.

Allí me atendieron muy bien, pero decidí ponerme en contacto con el magistrado Pedro Troconis quien es mi amigo, y me dijo que saliera y que él me ayudaría, ya que aún en las alcabalas militares no tenían nuestras fotos.

Llamé a un familiar y me ayudó a alquilar un autobús de turismo pequeño, y a las 3 de la mañana del 1 de agosto salí con mi familia rumbo a la frontera con Colombia.

Estaba con mis dos hijos y mi esposa; sin dinero porque a nosotros los magistrados nos congelaron los bienes y las cuentas. Atravesamos Caracas, Barquisimeto y llegamos a San Antonio en la frontera con Colombia.

Como una semana antes un río se había llevado la carretera que nos llevaba a la frontera, el autobús no pudo continuar.

Tuvimos que montar lo poco que teníamos en una carretilla y caminar; luego nos montamos en una camioneta pick up y a menos de 100 metros había una manifestación de venezolanos exigiendo gas doméstico; allí no nos querían dejar pasar y tuve que alegar que tenía asma y que necesitaba cruzar a Cúcuta para que me atendiera un médico.

El guardia me dijo: «si puede pasar pase», tuve que discutir con la gente para que me dejara pasar y allí agarramos un taxi y tuvimos que subir por una colina.

Más adelante había una teniente que nos hizo bajar del carro y en el momento en que me iba a revisar la maleta, tuve que volver a alegar que estaba enfermo de asma; gracias a eso, la teniente nos dejó pasar.

Cuando llegamos a San Antonio nos estaban esperando los que nosotros llamamos «los extractores» que son personas que nos estaban colaborando a salir de Venezuela.

Ahí, ellos nos quitaron la maleta y yo lo que tenía en la mano eran los 4 pasaportes, un funcionario de migración me quitó los pasaportes, pero en ese momento uno de migración Colombia le dijo: «Son invitados míos», y le quitó los pasaportes. Logré pasar y ya en Colombia en Migración estaba el magistrado Pedro Troconis que nos recibió.

Allí entramos a la oficina del jefe de Migración y nos dijeron que éramos libres, que nos sintiéramos en casa.

Pero en Cúcuta pasó algo grave; habían personas de la policía política venezoalana SEBIN; una persona de confianza nos dijo que saliéramos de Cúcuta y de ahí buscamos como movernos. Una fundación venezolana en Colombia nos pagó los pasajes de avión y en Bogotá la Cancillería ayudó y nos otorgó la documentación».

Bajo perfil: PanAm Post también contactó al magistrado del legítimo Tribunal Supremo de Justicia en el exilio, Gabriel Calleja, quien logró salir de Venezuela por tierra y una vez llegó a Colombia también viajó a Estados Unidos.

El magistrado en el exilio Gabriel Calleja (Twiter)
El magistrado en el exilio Gabriel Calleja (Twiter)

Hay que recordar que el pasado 21 de julio, tal y como lo establece la Constitución de Venezuela, la Asamblea Nacional designó y juramentó a los integrantes del poder judicial, que previamente se sometieron ante un Comité de Postulaciones. Sin embargo, apenas horas después del acto, la dictadura de Maduro los desconoció y acusó de usurpar funciones del poder judicial chavista. A partir de allí empezó la persecución:

«Mi salida se dio con muchos inconvenientes porque la única manera de salir es por vía clandestina. Tuve que superar puestos de control, ausencias de alimentos y de gasolina en el camino.

Cuando yo salí fue en el momento donde había una crisis de gasolina severa, no había combustible en las estaciones de llenado y tuvimos que acudir a otros modos para poder abastecer el vehículo.

Siempre existe el temor a ser aprehendido y son horas de mucha angustia porque uno siente que está en riesgo.

Yo no me tuve que disfrazar porque no tengo la visibilidad que tienen otros perseguidos políticos, no tuve que ocultar mi identidad, pero desde luego tuve mucho temor. Pude salir normal por la frontera sin sellar el pasaporte, para evitar que me retuvieran.

En Colombia recibí ayuda por parte de las autoridades colombianas, y de ahí viajé a Estados Unidos, yo solo quería estar en un sitio en el cual no fuera objeto de detención por parte de la policía política».

Para estos venezolanos no fue fácil contar estas experiencias que quedarán para siempre en sus memorias, tras una persecución por parte de una dictadura que utiliza a los presos políticos como «fichas de ajedrez».

Cada uno de ellos confesó que tiene la esperanza de regresar a Venezuela, pero que, por ahora, desde el exilio lucharán por recuperar la democracia en el país suramericano.

Como lo comentó el magistrado Ortega: «Nosotros no huímos, quienes huyen son los cobardes, los que cometieron delitos; nosotros solo buscamos la libertad y el bienestar de nuestras familias, dormimos con nuestras consciencias tranquilas».

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento