Fiscalía de Nueva York implica a Nicolás Maduro como cómplice de los “narcosobrinos”

1.140
narcosobrinos - nicolas maduro
El documento presentado busca responder a la familia de los narcosobrinos que imploró al juez no condenarlos a cadena perpetua porque según ellos son “jóvenes inocentes”. (Flickr)

English

La Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York dio a conocer un documento que revela que Nicolás Maduro habría aprobado las acciones de narcotráfico emprendidas por sus sobrinos.

El fiscal Joon H. Kim asegura que hay pruebas suficientes de que Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, estaban predispuestos a cometer el crimen de narcotráfico ya que mantenían contacto con proveedores de cocaína y con miembros de las FARC, al tiempo en que presuntamente contaban con el visto bueno del mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro.

La información fue suministrada por la periodista venezolana Maibort Petit, quien ha seguido de cerca el caso; se trata de la primera vez que la Justicia estadounidense señala directamente a Maduro en la causa de los “narcosobrinos” y lo deja en evidencia como cómplice.

“En el documento presentado ante la corte, la fiscalía usa la palabra “imprimátur” para referirse al conocimiento que Maduro habría tenido de los negocios de narcotráfico que hacían sus sobrinos. El término Imprimátur se usa en el lenguaje político para indicar que un programa, una declaración pública, o cualquier otro documento, reciben la aprobación de la jerarquía de un partido, de sus aliados o de cualquier otro agente cuyo beneplácito se considera importante”.

En las nuevas revelaciones publicadas en Venezuela al Día, el fiscal sostiene que los vuelos de droga salían de los aeropuertos más importantes del país con el auspicio del régimen venezolano.

El documento presentado busca responder a la familia de los narcosobrinos que imploró al juez no condenarlos a cadena perpetua porque según ellos son “jóvenes inocentes”.

En contraparte, el fiscal pidió al juez Paul Crotty que imponga a Campo Flores y a Flores de Freitas una sentencia no menor de 30 años de prisión para ambos. Y advirtió que son dos criminales que no poseen antecedentes porque su familia en Venezuela es la que controla el poder político y judicial.

En la comunicación al juez Paul Crotty, el fiscal señaló que los “narcosobrinos” pretenden confundir al jurado con las historias de una niñez pobre, cuando en realidad ambos gozaban de una vida llena de riquezas gracias a las posiciones políticas de su familia.

La máxima autoridad de la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York remarcó que existe abundante evidencia de que ambos no era ningunos “novatos”, sino que hay pruebas que muestran sus actividades previas en tráfico de drogas y de su habilidad para conseguir cocaína a través de la guerrilla colombiana FARC.

La Fiscalía sostiene que la realidad de los hechos son los siguientes: los acusados fueron líderes en una conspiración para transportar una gran cantidad de cocaína a los Estados Unidos; cultivaron conexiones con al menos un importante proveedor de cocaína, así como con una organización terrorista extranjera; y buscaron usar parte de las ganancias para financiar campañas electorales del chavismo.

 

Y es que los familiares y abogados defensores de los “narcosobrinos” de Venezuela, enviaron cartas al juez del caso implorando que los acusados Flores sean enviados al país suramericano. La estrategia era lograr la compasión del juez.

En un memorando acompañado de cartas, los familiares de Campo Flores aseguran que “es un joven honesto, con principios familiares y valores morales” por lo que claman una segunda oportunidad; esto, tras la posibilidad de que lo sentencien a cadena perpetua.

La familia y la defensa alegan que “Campo Flores creció y vivió en unas condiciones y un país muy pobre. Cuando tenía la edad de siete años vivió con su abuela en una casa construida con barro junto a 16 miembros más de su familia, para posteriormente mudarse a casa de su tía que hoy día es primera dama de Venezuela”.

Pero la Fiscalía ha pedido cadena perpetua para Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, porque durante el juicio, se descubrió que no solo estarían vinculados al tráfico de drogas sino que además estarían ligados al crimen organizado en Venezuela encabezado por los pranes (líderes) de las cárceles más peligrosas del país.

En los chats de los teléfonos entre los acusados hay evidencia de otro presunto crimen, pues habrían encontrado fotos de cuerpos descuartizados de personas sin identificar.

Comentarios