Venezuela: Mientras MUD pide condiciones, Maduro ya tiene “contrincante”

Al tiempo en que el dictador de Venezuela se postula para su reelección, la Mesa de la Unidad Democrática exigió una vez más garantías electorales

6.942
Maduro acudió a postularse como candidato presidencial, al parecer sin intención alguna de modificar las actuales e inaceptables condiciones electorales.(Kremlin)

La oposición venezolana insistió una vez más en una salida electoral en Venezuela. En esta oportunidad, indicó cuáles son las condiciones “no negociables” para participar en los comicios.

En un comunicado, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) hizo referencia al fracaso del diálogo político en República Dominicana con el régimen de Nicolás Maduro e insistió que las elecciones presidenciales pautadas a destiempo y “en esas condiciones, no van a solucionar nada”.

Advirtió que no serán creíbles y “cerrarán la única válvula de escape a la tensión nacional”.

El documento exige lo ya establecido en la Constitución venezolana pero que la dictadura de Maduro ha decidido pisotear: que existan garantías de elecciones libres, transparentes y democráticas.

Entre las exigencias de la coalición de partidos de oposición está el adelanto de las elecciones presidenciales, siempre y cuando se cumpla con las leyes venezolanas, se permita además la conformación de “una adecuada misión de observación internacional”, y se garantice “una adecuada actualización y auditoría del registro electoral”.

Asímismo exigen renovar las autoridades del CNE, acceso a la prensa independiente, habilitación de todos los partidos políticos del país, y el resto de garantías electorales que deben respetarse en cualquier país democrático.

Nuestra decisión es ganar; y luego darle a usted y a su partido el trato que se le debe a quienes son oposición en un país realmente democrático. De esta forma iniciar el camino para la reconciliación nacional.

Sin embargo, Nicolás Maduro ignora todas estas exigencias a pesar de tener al mundo en contra, pues la mayoría de los países de la región y las naciones de la Unión Europea han señalado que no reconocerán los resultados de las elecciones presidenciales si no existen las garantías.

Este martes 27 de febrero, Maduro acudió a postularse como candidato presidencial, y al parecer sin intención alguna de modificar las actuales e inaceptables condiciones electorales.

Mientras esto sucede, la oposición fue clara e informó que no presentará candidatos para las presidenciales. Los principales partidos políticos decidieron no convalidar el fraude y conformar entonces un Frente Amplio Internacional.

Pero Nicolás Maduro necesitaba un supuesto contrincante para intentar demostrar ante el mundo que los comicios a efectuarse el 22 de abril tienen un “toque democrático”, un candidato que haga aparentar que las elecciones en Venezuela son “normales”; y para ello surgió la postulación de Henri Falcón, un exchavista y supuesto “opositor” de dudosa credibilidad y peor reputación.

Falcón, quién formaba parte de la MUD, decidió contradecir a la oposición y a la mayoría de la población venezolana y el mundo; está dispuesto a ser cómplice de la parodia electoral que el chavismo orquestará a finales de abril. Nadie en su sano juicio se lanza a unos comicios sabiendo que va a perder, a menos que busque beneficiar al régimen.

El camino a tomar

Ya que Falcón participará en los ilegítimos comicios, lo lógico es que la MUD de una vez por todas se desvincule de él y de su partido, y asímismo asuma la creación de un frente unitario nacional e internacional, pues hasta ahora no se ha manifestado en relación con esa cadidatura.

De hecho, este martes el diputado opositor, Julio Borges, que se encuentra en una gira internacional anunció la conformación del “Frente Amplio Internacional” como “medio práctico de lucha”.

La decisión coincide con la propuesta que analistas políticos propusieron a PanAm Post: “debe conformarse un frente unitario y una estrategia diferente que impida que Nicolás Maduro se mantenga por al menos seis años más en el poder.”

PanAm Post entrevistó a María Teresa Romero, periodista y politóloga venezolana, quien consideró que esta coalición debe involucrar no solo a los partidos políticos, sino también a la sociedad civil, gremios y religiosos.

Este frente no solo tiene que quedarse en actos puntuales, debe movilizarse en todos los rincones del país y fuera de Venezuela

Romero expresó, además, que debe existir una estrategia hacia el exterior para buscar más respaldo internacional y acciones contundentes contra la dictadura de Nicolás Maduro. “Hay que lograr el aislamiento de Venezuela, pero algo coordinado para que la población no se vea tan afectada”, señaló.

“Creo que lo que se debe hacer es evitar más sufrimiento al pueblo venezolano que ya ha sufrido bastante; hay mecanismos por parte de la comunidad internacional que pueden ayudar para evitar mayor dolor, un ejemplo es una especie de doctrina Betancourt que implica el rompimiento de relaciones diplomáticas conjuntas y que ahogaría al Gobierno y lo obligaría a negociar su salida”, agregó.

Romero señaló que cree innecesarias más manifestaciones que terminen en muertes que “no lleven a nada”. “A lo interno la sociedad debe organizarse, quizás plantear acciones clandestinas y bien pensadas para presionar aún más”.

Adicionalmente, Romero propuso “pensar en un acto masivo” para el día de las elecciones presidenciales como una muestra de rechazo al fraudulento proceso electoral organizado por el chavismo.

Comentarios