6 claves que prueban la mentira de las “garantías electorales” en Venezuela

La idea es que el mundo crea que las elecciones presidenciales en el país suramericano son legítimas y que el pueblo venezolano volvió a votar por Maduro, sin embargo, todo es un plan orquestado.

7.328
Para que las elecciones sean transparentes en Venezuela es necesario el cambio de las autoridades electorales que durante años han trabajado en favor del régimen. (Twitter)

El régimen de Nicolás Maduro, de la mano del Consejo Nacional Electoral (CNE) chavista, busca, a toda costa, “lavarse las caras” con un falso acuerdo. Para desmontar la mentira montada por el CNE y Maduro, el PanAm Post entrevistó a Roberto Abdul, presidente del comité directivo de la asociación civil Súmate, ONG con experiencia tecnológica y logística en cobertura de eventos electorales.

Abdul afirmó que “Apenas hay dos meses para que se cumpla con los requisitos técnicos; es un proceso exprés y sin fundamento, una misión seria de observación internacional necesita al menos seis meses para instalarse en el país”.

El documento, firmado por los candidatos en complicidad con el régimen, es una especie de “caballo de Troya” porque promete una serie de supuestas garantías electorales, pero la verdad es que lo acordado no es más que una mentira.

Ya la comunidad internacional se pronunció. Desde el Grupo de Lima, conformado por 14 países, pasando por Estados Unidos, la iglesia venezolana y la Unión Europea, han dicho que no reconocen la convocatoria electoral, por lo cual tampoco reconocerán los resultados, sea quien sea el ganador.

Pero ahora el CNE busca “vender” un supuesto acuerdo de garantías, que continúa vulnerando las leyes electorales. Todo esto para revertir la visión internacional sobre el gran fraude que convertiría a Maduro, una vez más, en un “presidente” ilegítimo.

1. Régimen desesperado

El régimen ha mostrado desesperación, por querer aparentar ante el mundo, que en Venezuela hay democracia. Por tal razón modificó la fecha de los comicios y consiguió a cuatro candidatos “contrincantes” que le seguirán el juego en una supuesta carrera electoral, que, como está previsto, será ganada una vez más por Maduro.

Sin embargo, en el acuerdo persisten las irregularidades y la violación de los derechos políticos.

Abdul señaló que para que las elecciones sean transparentes es necesario el cambio de las autoridades electorales que durante años han trabajado a favor del régimen chavista. Además, recordó que es fundamental depurar el Registro Electoral y habilitar a las organizaciones políticas que fueron anuladas por el CNE.

2. Observación internacional 

El acuerdo chavista habla sobre una propuesta a la Organización de Naciones Unidas (ONU) para el “acompañamiento y observación electoral” de los comicios.

Abdul explicó que para que exista transparencia es necesario que viajen al país organizaciones como la Unión Europea y la OEA que tienen amplia experiencia en la observación electoral. Sin embargo, para que esta sea efectiva estas organizaciones ya deberían estar viajando al país para acceder a todas las auditorías y procesos técnicos previos a los comicios.

Sin embargo, a estas alturas, y a dos meses de las elecciones, se desconoce quiénes serán los observadores de dichas elecciones. Según Abdul, es necesaria una Misión Técnica Electoral.

3. Centros de votación reubicados

El integrante de Súmate explicó que el acuerdo establece que los centros nacionales de votación serán “reinstaurados a sus lugares originales”, no obstante, en el documento no se habla de depurar el registro electoral, de donde se tendrían que eliminar a miles de venezolanos que aparecen con doble identidad y que han podido ejercer su voto más de una vez.

El documento tampoco establece que los votantes que fueron reubicados de manera arbitraria sean devueltos a su centro de votación electoral, pues en pasados comicios miles de electores no pudieron ejercer su derecho luego de que sus nombres aparecieran, inexplicablemente, en otros puntos.

4. Auditorías técnicas

El acuerdo señala que supuestamente se realizarán todas las auditorías técnicas para las elecciones. No obstante, a pocos meses de los comicios se desconoce qué empresa manejará las máquinas y se encargará de la automatización de los votos, pues Smartmatic ya anunció su salida del país tras el fraude electoral de la Asamblea Nacional Constituyente chavista, donde el CNE se inventó al menos dos millones de sufragios.

5. Miembros de mesa

El representante de Súmate señaló que en el documento se establece que “se realizará el oportuno sorteo de los miembros de mesa con la adecuada notificación a los mismos, y debida supervisión del Poder Electoral”; sin embargo, recuerda que el acuerdo suscrito no incluye algunos de los elementos que se encuentran en la Ley Orgánica de Procesos Electorales.

En el “Acuerdo de Garantías” el CNE solo se compromete al sorteo y notificación de los miembros de mesa; y este es un punto básico en la transparencia del proceso.

Abdul recordó que las denuncias de fraude electoral en el estado Bolívar durante las elecciones regionales de 2017, por ejemplo, demostraron que la manipulación de los resultados estuvo asociada a la incorrecta y conveniente conformación de los juntas regionales y municipales.

6. Registro electoral en el exterior

El “Acuerdo de Garantías” señala que existirá un nuevo plazo de apertura del registro electoral en Venezuela y en el exterior.

Este punto también es clave para los próximos comicios debido a que por la crisis en Venezuela más de tres millones de venezolanos decidieron emigrar.

Abdul señaló que aunque el CNE asegura que habrá un nuevo plazo de apertura, este no se compromete a facilitar el proceso de inscripción y de votación en el exterior.

Recientemente, el organismo electoral decidió solicitar una serie de requisitos que limitan la posibilidad de los venezolanos para ejercer su derecho al voto.

A esto se suma que el Gobierno de Maduro ha optado por cerrar decenas de consulados en el mundo, lo que obliga a que los votantes deban viajar durante horas a otras ciudades para poder votar.

Otras consideraciones  importantes 

En el supuesto “Acuerdo de Garantías” se mantiene la anulación de la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), del partido Voluntad Popular (VP) de Primero Justicia (PJ); así como la inhabilitación de sus principales líderes. Nicolás Maduro no tendrá un verdadero contrincante que pueda “destronarlo” en los comicios.

En el documento del acuerdo se habla de “Gobierno y oposición” como si los principales partidos opositores fueran a participar en los comicios. Sin embargo, hay que resaltar que ni la MUD, ni los partidos Primero Justicia, Acción Democrática, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo, entre otros, que son organizaciones opositoras claves, suscriben el escrito.

AsImismo, se mantienen las mismas autoridades del CNE que han favorecido durante años al chavismo para otorgarles victorias ficticias.

A lo anterior se suma la eliminación del uso de la tinta indeleble y el captahuellas; con lo que existe la posibilidad de que un venezolano ejerza su derecho al voto más de una vez y a conveniencia del régimen.

Comentarios