La “observación internacional” de las elecciones del régimen venezolano: Etiopía y Túnez

Tibisay Lucena decidió emprender una gira internacional para promocionar las fraudulentas elecciones en el país suramericano; con la particularidad de que solo acudirá a países con poca o ninguna credibilidad democrática

423
Aunque se desconoce con claridad cuál será la agenda de la principal rectora del CNE, se sabe que viajará a varios países de África y Europa; siendo África el continente con los países menos democráticos del mundo. (Twitter)

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, Tibisay Lucena, decidió emprender una gira internacional para promocionar las fraudulentas elecciones en el país suramericano; con la particularidad de que solo acudirá a países con poca o ninguna credibilidad democrática.

Lucena nunca se había visto en la necesidad de salir de Venezuela para hablar de las supuestas “garantías democráticas“; sin embargo, asumió este viaje buscando respaldo internacional luego de que más de 60 países consideraran que los comicios carecerán de total legitimidad.

“En el mundo se pretende crear una campaña para desinformar la realidad de Venezuela y criminalizar nuestra democracia”, afirmó Lucena en Túnez, según la Cancillería.

Aunque se desconoce con claridad cuál será la agenda de la principal rectora del CNE, se sabe que viajará a varios países de África y Europa; siendo África el continente con los países menos democráticos del mundo.

Tampoco se conoce a qué naciones de Europa viajará, puesto que hay que recordar que Lucena tiene la prohibición de entrada a cualquiera de los países que conforman la Unión Europea tras las sanciones impuestas en su contra.

Este viernes Lucena estuvo también en Etiopía con representantes de la Unión Africana para concretar la participación de la organización como acompañantes electorales de las elecciones del 20 de mayo. Esto, luego de que la Unión Europea y la ONU rechazaran la invitación por falta de tiempo para preparar la misión.

Y es que el régimen de Nicolás Maduro, de la mano del Consejo Nacional Electoral (CNE) chavista, busca, a toda costa, “lavarse las caras” tratando de legitimar unas elecciones presidenciales que carecen de garantías.

Mientras Lucena viaja por el mundo antidemocrático tratando de “limpiar” los comicios fraudulentos, Venezuela y los países democráticos saben que no existen las condiciones básicas para acudir a votar.

Ya la comunidad internacional se pronunció. Desde el Grupo de Lima, conformado por 16 países, pasando por Estados Unidos, la iglesia venezolana y la Unión Europea, han dicho que no reconocen la convocatoria electoral, por lo cual tampoco reconocerán los resultados, sea quien sea el ganador.

Roberto Abdul, presidente del comité directivo de la asociación civil Súmate, ONG con experiencia tecnológica y logística en cobertura de eventos electorales, calificó dichos comicios como un proceso exprés y sin fundamento, en el cual se prevé que sea reelecto Nicolás Maduro.

Abdul señaló al PanAm Post que para que las elecciones sean transparentes es necesario el cambio de las autoridades electorales que durante años han trabajado a favor del régimen chavista. Además, recordó que es fundamental depurar el Registro Electoral y habilitar a las organizaciones políticas que fueron anuladas por el CNE.

El especialista explicó que para que exista transparencia en las elecciones es necesario que viajen al país organizaciones como la Unión Europea y la OEA que tienen amplia experiencia en la observación electoral, pero ya estos organismos se han negado a viajar a Venezuela por la falta de tiempo y de preparación que hay. “A estas alturas se desconoce quiénes serán los observadores de dichas elecciones”, señaló.

Es evidente que la rectora del CNE se ve desesperada en su intención de legitimar los comicios y de conseguir organismos que avalen la farsa electoral, pues sin respaldo internacional, Nicolás Maduro no será reconocido como mandatario.

Las NO condiciones electorales

“En Venezuela hay una combinación de acciones que nosotros llamamos el Método Salami, porque el órgano electoral (CNE) lo que hace es rebanar votos opositores”, señaló Abdul.

A esto se suma cómo el CNE de Venezuela, de la mano con el Tribunal Supremo de Justicia, logró inhabilitar a los principales líderes opositores, aquéllos que consideran una amenaza y que podrían causarle una derrota electoral a Nicolás Maduro.

Otra medida fraudulenta se basa en que los organismos electorales optan por la eliminación, sin explicación, de miles de votantes del registro electoral. A esto se suma la reubicación a última hora de los centros de votación; la eliminación del uso de la tinta indeleble y el captahuellas; además del ventajismo constante y descarado por parte del oficialismo.

Adicionalmente, el amedrentamiento que existe por parte de grupos armados en el momento de las elecciones y la doble cedulación que permite ilícitamente el doble voto.

Comentarios