Uruguay: el financiamiento de los tupamaros en democracia

Los tupamaros han sido sumamente exitosos en rodear sus hazañas delictivas con una aureola de romanticismo que cautiva a muchedumbres.

3.030
Entre otros asuntos, Mujica debe explicar la naturaleza de los negocios con Venezuela. (Foto: Flickr)

Los tupamaros quisieron imponer por la fuerza una dictadura comunista. Su accionar comenzó en 1963, cuando Uruguay era un ejemplo de democracia en Latinoamérica.

Los tupamaros fueron derrotados en el campo militar. Sin embargo, han sido sumamente exitosos en rodear sus hazañas delictivas con una aureola de romanticismo que cautiva a muchedumbres. Por supuesto, que sólo a aquellas que no presenciaron sus robos, secuestros y asesinatos a sangre fría.

En lo que han destacado los tupamaros, fundamentalmente sus cabecillas más famosos –José «Pepe» Mujica y Eleuterio Fernández Huidobro- es en ser grandes fabuladores. Han tergiversado tanto la historia que la han hecho irreconocible.

Se podrá aducir que esos son hechos del pasado y que ellos han cambiado. Y así parecía. Sin embargo, están surgiendo revelaciones que hacen dudar de que haya sido así. Más bien, parecería que están siguiendo el dictum de Carl von Clausewitz pero en sentido inverso: «La guerra es la continuación de la política por otros medios».

Daría la impresión que para los tupamaros, la política es un medio alternativo para destruir a las instituciones democráticas. Las formas cambiaron pero parecería que no las malas artes ni el objetivo final.

El MPP -el sector político de Mujica- nace en 1989, fruto de una alianza entre los tupamaros y pequeños grupos radicales de izquierda. El «Pepe» logra ser elegido diputado en 1994 y senador en 1999 junto con Fernández Huidobro.

Hasta hace poco se creía que Mujica y el MPP habían ascendido políticamente a base de un trabajo de hormiga. Con gran esfuerzo y pocos recursos económicos. Hasta pasaron a ser un ejemplo de cómo con tesón y fuerza de voluntad se podía llegar lejos.

Sin embargo, surgen cada vez más elementos para creer que esa idea es parte del «relato» tan hábilmente construido. La revelación más fuerte provino de una investigación realizada por la periodista María Urruzola, publicada en Eleuterio Fernández Huidobro: Sin remordimientos (2017).

La autora afirma que la financiación del MPP en las décadas de 1980 y 1990, provino del dinero que robaban a bancos y empresas las «tupabandas». Una fuente que, por su seguridad Urruzola mantiene en el anonimato, asegura que “se necesitaba meter el caño para financiar al MPP porque había poca plata […] De cada operación se repartía una parte, y luego se le daba a la Orga (organización)».

Esa declaración va en la misma línea que la investigación policial realizada en la década de 1990. Los oficiales se preguntaban para qué se habría usado el dinero robado dado que no hallaban efectivo ni rastros de gastos importantes.

César Inzaurralde, que trabajó en Inteligencia entre 1976 y 2006, analizó la información recabada sobre esas bandas. Afirmó, que de acuerdo a sus conocimientos, “en este tipo de organizaciones (por los tupamaros) el dinero no se reparte proporcionalmente en función del posicionamiento, sino que va a los proyectos de grupo”.

Esa suposición fue confirmada por la novia de uno de los asaltantes abatidos en uno de los asaltos. Ella declaró a la policía que «después de cada robo iban a un comité de base de la calle Ejido, de Eleuterio Fernández Huidobro, a llevar el dinero». Esta testigo clave despareció sin dejar rastros porque como le dijo al periodista que recientemente logró dar con ella: «Dejame en paz, yo tengo hijos y vos también».

Jorge Zabalza, otro cabecilla tupamaro, confirmó esas versiones. Declaró que en 1985 «discutimos y entendimos que la democracia a la que retornábamos estaba muy tutelada por los militares y corría ciertos riesgos de que hubiera asonadas. Decidimos que teníamos que defendederos de alguna manera. Dentro de esas decisiones estuvo la de hacer ‘finanzas alternativas’ «, que es como los tupamaros en su época guerrillera denominaban a sus atracos.

Aseveró que Mujica se encargaba del área que estaba subterránea, que «implicaba también lo de las finanzas». Eso también es recogido por el periodista Federico Leicht cuando buscaba información para su libro Cero a la izquierda: Una biografía de Jorge Zabalza (2007).

Leicht afirma que Mujica era «el jefe de las tupabandas, el encargado de las bandas. Son muy pocos los tupamaros que estuvieron vinculados a estas actividades en la década del 90, de robos, asaltos, iban al exterior. Ponele: iban a Colombia a hacer un secuestro exprés, iban tupamaros de acá y le daban el know-how a un grupo guerrillero en Colombia. Los locos hacían guita con esas cosas. Con eso pagaban los sueldos de la (radio) Panamericana, pagaban los sueldos de (el diario) Mate Amargo, y generaron el MPP: haciendo finanzas ‘a la antigua’, como le llamaban ellos. Son muy pocos los tipos que te hablan de esas cosas, y los que me hablaron me dijeron que de ninguna manera iban a autorizar que publicara su nombre. Me hablaron en calidad de ‘fuentes’. Es lo mismo que le pasó a Urruzola. Los compromete demasiado, y algunos tienen una cuestión de lealtad también, frente a eso. Son tipos que no fueron tupamaros en los 60, que hoy tienen cincuenta y pico de años, y que tomaron la posta en la década del 80 y 90 orgullosísimos. Se iban a entrenar en la sierra de Minas con (Julio) Marenales, como si fuera la Sierra Maestra, les encantaba, sentían que eran ‘parte de’. Y eso les dio a los locos un espíritu de pertenencia que después los determinó a que por la vía de Mujica, Fernández Huidobro y Zabalza -las cabezas detrás de este accionar- llegaran a delinquir para financiar al sector».

Una vez que el MPP obtuvo bancas legislativas -y especialmente cuando Mujica fue presidente (2010-2015)- se recurrió a los dineros públicos y al poder estatal para seguir financiando a su grupo político. Algunos de estos asuntos están siendo investigados por la justicia penal, entre ellos, los negocios con Venezuela y los préstamos del Fondes.

Al utilizar esos mecanismos, Mujica sigue fabulando. Por ejemplo, a poco de asumir como presidente decretó un gran aumento de los sueldos de sus ministros. Defendió su decisión de incrementarlos de 83 000 pesos uruguayos a 127 000 pesos uruguayos, argumentando que «un ministro del Uruguay, que a veces maneja miles de personas y que tiene presupuestos de varios millones de dólares, gana cuatro veces menos en términos promedio» que gerentes de empresas privadas medianas.

«No se le puede pedir a la gente tanta poesía. Un poco sí, pero no tanta porque corrés el riesgo de quedarte sumido poco menos que en la soledad en materia de talento […] Por eso encontramos útil a quienes asumen tanta responsabilidad pagarles no como la actividad privada, es imposible, pero pagarles un poco mejor de lo que se les estaba pagando. Si tienen 100 veces más responsabilidad no pueden ganar cuatro veces menos».

Y cínicamente agregó que aunque «filosóficamente» no estaba de acuerdo con el aumento, creía necesario hacerlo.

¿Por qué catalogamos sus expresiones de cínicas? Porque el MPP topea los sueldos de todos sus miembros que ocupan cargos públicos. ¿Adónde va a parar el dinero extra? A las arcas de la agrupación política. Actualmente ese tope está en 67 000 pesos uruguayos nominales y en 2010 estaba en 42.000.

Para garantizarse dicha «solidaridad», el MPP cobra directamente esos salarios y luego les da a cada uno la parte que les corresponde. Así consigue abundantes recursos para financiar su estructura partidaria. En base a los descuentos que se les aplica a los dirigentes que ocupan cargos públicos, se calcula que en 2018 recaudó más de  2,6 millones de dólares.

Por tanto, el incremento salarial a sus ministros no tuvo por objeto «retener talentos» (que no abundaron) sino fortalecer financieramente al MPP para eternizarse en el poder.

En consecuencia, parecería que la forma de financiación de los tupamaros en democracia es cuestionable y que tampoco han perdido los viejos hábitos.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento