La esperanza detrás de la reanudación del diálogo de Nicaragua

Al presidente no le quedan muchas opciones, cada vez se ve más acorralado; por lo que el diálogo ahora podría ser una jugada beneficiosa tanto para el Gobierno como para la oposición

164
Mañana 15 de junio se dará a conocer a la comunidad nacional e internacional la propuesta de los obispos sobre la democratización de Nicaragua y la respuesta de Ortega

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) anunció que el próximo viernes 15 de junio se reintetará reanudar el diálogo entre el Gobierno y la oposición, para solucionar la crisis que lleva casi dos meses en el país y que ha dejado al menos 154 muertos, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

A pesar de varios intentos fallidos por un diálogo nacional, esta vez los obispos le entregaron una propuesta clara al presidente para que evaluara si está dispuesto a discutir la “democratización” de Nicaragua en las negociaciones, y de acuerdo a su respuesta se establecería si sería factible reanudar el diálogo.

El anuncio de los obispos de que el presidente ya entregó su respuesta y de que sí se llevará a cabo nuevamente el diálogo nacional, podría significar que el Gobierno está cediendo a la exigencia del pueblo.

Aunque ciertamente hasta ahora sus acciones parecen indicar lo contrario, está podría ser una oportunidad del mandatario para conseguir un acuerdo que lo favorezca tanto él como a la alianza opositora

Cabe recordar que el presidente parece cada vez  más acorralado. Poco a poco importantes pilares del régimen se han ido alejando, la sociedad ha demostrado que no tiene miedo y está dispuesta a seguir luchando hasta conseguir justicia y libertad, además ha dejado en evidencia que ya no es el Gobierno el que tiene el control con las trancas que paralizan casi por competo el país y ahora esta en pie un histórico paro.

La comunidad internacional también ha presionado no solo condenando la violencia, sino también exhortando que se lleve a cabo el diálogo y se aelanten las elecciones.

Cada una de las manifestaciones y tipo de protestas ha sido de vital importancia y Ortega no tiene muchas opciones, por lo que el camino de la negociación podría conseguir beneficiar a todos.

Aún no está clara cuál fue la propuesta que le entregaron los obispos al presidente; sin embargo, si de verdad se quiere una negociación productiva será necesario que el objetivo sea la salida del jefe de Estado, de otra forma será esta vez la Alianza Cívica la que se niegue a negociar, ya que han sido bastante claros en que ese es su objetivo.

Según explicó el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, el presidente Ortega ofreció al Gobierno estadounidense adelantar elecciones como una supuesta solución a la crisis, pero la propuesta fue rechazada por sectores sociales y por los campesinos, ya que no indicaba fecha específica, lo que significaba que podría ser una estrategia del Gobierno para darse oxígeno.

“No nos vamos a adelantar a acciones si no tenemos una respuesta del Gobierno” sobre la reanudación de las negociaciones para discutir la agenda de democratización planteada por la iglesia. “Tenemos que esperar que haya esa respuesta. Si no la hay, esa propuesta (de Ortega a Estados Unidos) queda descartada”, indicó Aguerri.

De acuerdo al comunicado de los obispos, mañana 15 de junio se dará a conocer “a la comunidad nacional e internacional la propuesta que presentamos al señor presidente y la carta que él nos ha enviado con su planteamiento, lo que someteremos a debate para buscar un consenso”.

Comentarios