Persecución religiosa en Cuba agravada tras acuerdo con Obama

"Nosotros le preferimos vivo lejos que muerto aquí", pastor cristiano se exilia tras pedido de sus feligreses por persecución del régimen.

395
Cristianos cubanos perseguidos en la Comisión de libertad Religiosa de los Estados Unidos. (Facebook)

Uno de los mitos del Gobierno del presidente Obama es su reconciliación histórica con Cuba. Lo que muchos desconocen es que fue bajo su mandato que se negó la amnistía a los cubanos, la misma que garantizaba su permanencia legal en EE. UU., una vez que tocaban tierra firme luego de huir en balsas del totalitarismo de los Castro.

Su acuerdo con Castro solo agravó la persecución a los opositores, pues más turistas implicaba mayor necesidad de ocultar la inconformidad del pueblo. Esto incluye a las personas religiosas, pues el castrismo no admite competencia en la adoración.

En una entrevista exclusiva para el PanAm Post conocimos de cerca la historia de una pareja cristiana que fue perseguida por el régimen y cómo eso repercutió sobre toda la congregación.

Yoaxis Macheco Suárez, misionera y máster en estudios teológicos, y su esposo Mario Felix Lleonart Barroso, pastor bautista, fundador del Instituto Patmos, que promueve el diálogo interreligioso y monitorea las libertades religiosas en Cuba, se exiliaron en EE. UU. hace un año y medio con estatus de refugiados, por pedido de la congregación,ya que le manifestaron que “nosotros le preferimos vivo lejos que muerto aquí”, luego de múltiples amenazas contra sus vidas.

Antes de exiliarse, el pastor bautista fue detenido durante la visita de Obama para “limpiar la imagen” de La Habana”. (Facebook)

Cada vez que alguna personalidad política o religiosa visitaba la isla, como los papas Benedicto XVI y Juan Pablo II, les detenían o rodeaban y mantenían bajo vigilancia. Cuando Barack Obama fue a Cuba, en marzo de 2016, Mario fue detenido y conducido de forma violenta a la Unidad Provincial de investigaciones Criminales de Santa Clara, “como si fuera un vulgar delincuente”. Ahí estuvo durante 72 horas.

Tras su liberación, permanecieron bajo vigilancia las 24 horas del día. Si viajaban eran sometidos a indagaciones. Les expropiaron innumerables objetos personales: entre libros, dispositivos electrónicos, tarjetas de contactos, etc.

En 2014, sus computadoras fueron decomisadas. La persecución llegó hasta los miembros de la iglesia. Fueron amenazados con perder sus trabajos. La seguridad del Estado amenazó con tomar represalias contra ellos o contra sus familiares si continuaban congregándose en las iglesias vinculadas a la pareja.

Ahora, desde el exilio el pastor sirve a una congregación de migrantes hispanos en las cercanías de la capital de EE. UU., donde aboga por los derechos de los cubanos, mientras se comunica con sus feligreses en Cuba vía radio.

Conserva una comunicación constante y envía ayuda acorde las necesidades, particularmente en temporada de huracanes; tomando en cuenta que al ser estatales todos los servicios, a menudo no se socorre a quien el régimen denomina enemigo de la revolución.

Cifras de perseguidos

Si se tiene en cuenta que la oficina de Atención a los Asuntos Religiosos (OAAR) del Comité Central (CC) del Partido Comunista de Cuba (PCC) reprime las libertades religiosas de todos los religiosos cubanos, sostiene el pastor que entonces la cifra de todos los reprimidos por su fe iguala la de las cifras de todos los religiosos cubanos.

“La universidad es para los revolucionarios”

Esto se extiende al ámbito educativo. Recordemos que en Cuba no existe la educación privada. Con lo cual el Estado determina quién se educa.

Si un alumno no se ajusta a los requerimientos políticos de los diferentes niveles educativos, especialmente los niveles no obligatorios, como la educación superior, puede suponer la imposibilidad de estudiar. De ahí el eslogan discriminatorio: “la universidad es para los revolucionarios”.

Esto se dificulta en las denominaciones religiosas que no pueden jurar lealtad ni a la bandera ni al partido, pues solo responden ante la autoridad divina.

Yoaxis y Mario se manifiestan con una camiseta contra el Che Guevara y su ideología liberticida. (FotoMontaje de PanAm Post)

Libertad de expresión, asociación y reunión

En vista de que todo religioso debe ser registrado por el régimen, hay mayor seguimiento y, por tanto, persecución. Hay que estar inscrito en el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia.

Y no todas las solicitudes son atendidas.

Categorización religiosa

Mario Félix considera que lo más cruel es que la OAAR instiga odios religiosos otorgando permisos que corresponderían por derecho a unos como si fueran favores a cambio de aceptar “portarse bien”, mientras los niega a otros.

Pues aunque en teoría esta oficina representa los intereses “religiosos”, el Partido Comunista de Cuba es el órgano rector de todas las religiones en la isla, controlando, en el mejor de los casos, hasta intentar eliminar, en el peor.

Persecución religiosa como método comunista

El pastor explica que el Estado cubano ha copiado el sistema chino para la represión religiosa (en el pasado fue el soviético). China tiene su Administración del Estado para las Atenciones Religiosas (SARA), Cuba tiene su OAAR; China tiene su Three-Self Patriotic Movement (TSMP) Cuba tiene el Consejo de Iglesias de Cuba (CIC).

Dada su preocupación por el fenómeno del crecimiento protestante, China está aplicando su “Operación Disuasión” donde intenta “guiar” a los creyentes que asisten a iglesias no autorizadas hacia las que el Estado controla y manipula.

La Seguridad del Estado de Cuba intenta implementar un sistema similar para controlar las denominaciones protestantes con reconocimiento legal en el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia (MINJUS) para conseguir lo mismo que intenta el Partido Comunista Chino, y así frenar el crecimiento, reprimir, e incluso, si fuese posible, destruir a los movimientos protestantes (como Shouwang en China).

Ateísmo y comunismo

Tanto en el caso de China como en el de Cuba impera el socialismo científico. En el caso del PCC, profesa el ateísmo. Desde el punto de vista filosófico, sostiene el pastor, que el ateísmo es una religión más: la religión de la “increencia” en un ser divino y en cualquier aspecto que pueda clasificar como meramente subjetivo.

De ahí que el comunismo/socialismo puedan ser interpretado como religiones en sí. Esto provocó el cambio constitucional en 1992, luego de la caída del campo socialista, cuando el Estado cubano declaró su paso confesionalmente de ateo (era así hasta ese momento) a laico.

Aunque sostiene que fue un cambio de letra y no de praxis. Por ejemplo, la educación en Cuba, totalmente en manos del Estado, dista de ser laica y sigue siendo confesionalmente atea.

Esto se refleja en términos propagandísticos como “el Partido es eterno”, otorgando valores metafísicos y un credo a la ideología.

Fe pese a la adversidad

Los regímenes totalitarios saben cómo revertir la fe de las personas para consagrarse como su profeta, credo y dios. Para quienes son perseguidos por estos gobiernos, nos dice Yoaxis, “la fe es la única fuerza que nos sostiene ante dificultades de este tipo”. Pues no temen el daño que puedan sufrir sus cuerpos, los tiranos no pueden llegar a sus almas. Y se rehúsan a someterse a normas que van contra los valores que les guían, como son el amor y la justicia. Pero, sobre todo, no se sienten solos. Porque además, no son pocos, en Cuba casos como el suyo, abundan.
Comentarios