Fantino en Animales Sueltos, sobre crisis argentina: “Espert tenía razón”

En el peor momento de la economía de Macri, el conductor televisivo le reconoció al economista liberal que sus advertencias tenían razón de ser.

936
Como ocurrió en 2001, Espert advirtió sobre los riesgos de no corregir a tiempo el problema del déficit fiscal. (Twitter)

Alejandro Fantino, conductor del popular programa argentino Animales Sueltos, abrió la edición del martes con un primer plano del economista José Luis Espert. En las horas más difíciles del Gobierno de Mauricio Macri, que comunicó ayer que saldrá a pedir auxilio del Fondo Monetario Internacional (FMI), el periodista reconoció un secreto a voces: “Espert tenía razón”.

A lo largo de varias emisiones del programa en cuestión, Espert se dedicó a repetir que la situación económica nacional no era para ilusionarse. Semanalmente, el especialista advertía sobre el problema de la deuda, la inflación y el creciente déficit fiscal, pero no había oídos receptivos. El autor de La Argentina devorada fue cuestionado en diversas oportunidades entre los paneles políticos, donde enfrentó todos los lugares comunes que caen sobre los economistas liberales. En momentos de optimismo irracional (que primó hasta hace pocos días), Espert era acusado de pesimista y “ortodoxo”, pero nuevamente uno más uno fue dos. Como la ortodoxia indica.

“Hoy la gente quiere escucharte a vos, profe”, presentó Fantino al economista que le advirtió al Gobierno que el rumbo y la velocidad no eran los acertados. Pero en lugar de regodearse con la situación, Espert fue cauto: “Es un momento delicado, hay que apoyar al Gobierno”.

Aunque podría haber presumido que la crisis que vive el macrismo hoy, de haberlo escuchado a tiempo nunca hubiese ocurrido, el economista bajó los decibeles, sin dejar de ser claro.

Las 5 definiciones del economista

“De ninguna manera me puedo sentir contento por haber tenido razón en esto”.

“Es cierto que he sufrido ataques del macrismo y que no han discutido ideas. Pero esto no es una revancha”.

“Es momento de apoyar al Gobierno”.

“Hay que actuar con la verdad y el ejemplo. El Gobierno heredó un desastre y decidió no explicitar la situación. Había que haber dicho que era momento de sangre, sudor y lágrimas. Hoy hay que dar el ejemplo. Que Macri les baje el sueldo a todo el escalafón político más alto”.

“El buenismo fracasó. El gradualismo fracasó. El jueguito que el presidente le dio a Marcos Peña (jefe de Gabinete) lo rompió. Era la Argentina”.

Cautela pero claridad

Aunque Espert evitó el revanchismo y no trató de capitalizar el mal momento del oficialismo, nuevamente fue claro en sus definiciones. Según el economista, “el déficit fiscal es un cáncer” y advirtió, nuevamente, que para que el país despegue hay que reducir la carga impositiva y el tamaño del Estado: “la gente no da más de pagar impuestos”.

Otro de los comentarios reiterados, pero pertinentes, fue recordar al panel que “por no escuchar a López Murphy” y su propuesta de saneamiento fiscal hace 17 años, “la gente perdió sus depósitos” bancarios. “En 53 años nos prendimos fuego cinco veces”, resaltó.

2001: el desastre que también predijo Espert 

Corría el mes de noviembre de aquel año trágico para el país y faltaban días para que, en medio del caos, Fernando de la Rúa escapara de la Casa Rosada en helicóptero. En otro clásico programa de la televisión argentina, Almorzando con Mirtha Legrand, el economista advirtió con una claridad asombrosa los riesgos que atravesaba el país:

“Si insisten en este modelo de déficit fiscal y de emitir terceras monedas, no estamos en el país que le conviene a los argentinos”. La receta del joven economista era la misma que la de hoy. “El camino no es la economía cerrada, el déficit fiscal y la emisión monetaria”. En su frase más profética dijo: “El país de los próximos diez años lo vamos a decidir en los próximos días”. Aquel Gobierno decidió evitar las reformas de fondo y la crisis se lo llevó puesto. Lo que siguió en Argentina fue la década kirchnerista. Hoy, el economista liberal dice lo mismo que en aquella oportunidad. Ahora, depende de Macri.

Comentarios