Virales

Newsletter

Los líderes de la izquierda colombiana y su silencio frente a la dictadura venezolana

Por: Miguel Angel Camacho - @Miguel_AngelC - Jul 31, 2017, 11:20 am
Izquierda Colombiana
De izquierda a derecha: Piedad Córdoba, Jorge Robledo, Clara López, Iván Cepeda, Aida Avella, Gustavo Petro, Claudia López y FARC. (Fotomontaje: PanAm Post)

La crisis política y social que vive Venezuela, debido a la dictadura impuesta por el chavismo y encabezada por Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Vladimir Padrino y Tareck El Aissami, afecta directamente a Colombia. No solamente por los miles de refugiado que este país recibe diariamente, también por la persecución que los colombianos radicados en ese país han tenido que enfrentar por parte del régimen, y por el daño que la dictadura ha ocasionado sobre las relaciones comerciales binacionales, que se han visto frenadas debido a la crisis económica que vive Venezuela. En la actualidad, son más de USD  $500 millones los que este país les adeuda a empresas colombianas.

Frente a dicha situación, muchas son las voces de los políticos colombianos que se han hecho escuchar condenando a Nicolás Maduro, tanto por lo que tiene que enfrentar Colombia como por las agresiones del régimen hacia sus propios ciudadanos. Sin embargo, las voces de los líderes más reconocidos de la izquierda colombiana, quienes suelen ser los más vehementes a la hora de condenar las dictaduras y violaciones a los derechos humanos, que poco o nada se han escuchado en el país.

Y es que muchos de ellos afirman que mientras en Colombia se sigan violando los derechos humanos, los políticos y los ciudadanos no tiene el suficiente criterio para hablar de la situación que vive Venezuela, o también afirman que solo los venezolanos son pueden hablar de lo que pasa en su país, debido que los que están afuera no comprenden lo que realmente ocurre en dicho territorio. No obstante, estos dos argumentos son falacias de alegato especial, ya que lo que ocurra en Colombia no limita a los colombianos para hablar de lo que pasa en otro país, mientras estén bien informados. Que Colombia enfrente diariamente violaciones a los derechos humanos no impide que se pueda hablar de ellos, así ocurran en otro país.

Pero es bajo estos argumentos que varios líderes de izquierda han querido escudarse para no tener que hablar sobre la situación que vive Venezuela o para desviar el hecho de que en varias ocasiones han respaldado a la dictadura chavista. A continuación, presentamos la postura de los líderes de izquierda más reconocidos en Colombia.

Piedad Córdoba: la escudera del chavismo

Una de las que en ningún momento ha condenado la represión que viven los venezolanos a manos de la dictadura es la candidata presidencial Piedad Córdoba. Y es que su estrecha relación con el chavismo es conocida en gran parte de Latinoamérica. Tanto así que en meses pasados afirmó que era “un lujo tener a Nicolás Maduro de presidente”. En esa misma ocasión comparó la situación de Venezuela con la de Colombia, tratando de convencer a los venezolanos de que su país iba por un mejor camino. Además, afirmó que era necesario “defender esta maravillosa y bella revolución Bolivariana; revolución del amor; revolución de la esperanza; revolución de la equidad; revolución de la justicia”.

Tras la muerte de Chávez, Córdoba ha elogiado en varias ocasiones la labor de Nicolás Maduro, tanto así que en el 2013 afirmó en Twitter que “Nicolás Maduro tiene la capacidad y el ímpetu para llevar a Venezuela hacia el siguiente nivel de desarrollo”. Posteriormente, en el 2015, hizo la siguiente declaración: “Reclamo a quienes decían que Venezuela iba a ser un polvorín, reconocer el talante democrático de @NicolasMaduro y su gobierno”. En sus redes sociales ha puesto en varias ocasiones fotos al lado de los líderes de la izquierda latinoamericana, como Castro, Chávez, Mujica y, por su puesto, Maduro:

Sin embargo, después de formalizar su candidatura presidencial, Córdoba ha limitado al máximo sus comentarios y elogios hacia la dictadura chavista. Quizá una de las razones es porque en Colombia la mayoría de los ciudadanos no ven con buenos ojos el apoyo de los políticos al régimen de Maduro, lo que al final se vería reflejado en los votos.

Jorge Enrique Robledo: el silencio ignorante

Otro de los políticos que siempre ha evadido y ha guardado silencio sobre el tema de Venezuela es el candidato presidencial Jorge Enrique Robledo. Las únicas ocasiones en las que se ha pronunciado fue en 2013, 2015 y 2016. En la primera afirmó: “La mejoría en las condiciones de vida de los pobres, sin antecedentes en Venezuela”; en 2015 se pronunció débilmente sobre el cierre de la frontera efectuado por Venezuela; en 2016 posteó el siguiente mensaje en su cuenta de Twitter:

A parte de esas ocasiones, no se ha referido a la situación política, económica y social que enfrentan los venezolanos a causa de la dictadura impuesta por el chavismo.

Sin embargo, las políticas que Robledo propone para Colombia son las mismas que Chávez y Maduro implementaron en Venezuela. Además, no hay que olvidar que Robledo es el líder de una de las alas más radicales de la izquierda, como lo es el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR), quienes afirmaron en su página web que el objetivo era instaurar el comunismo en Colombia.

Es quizá por esta razón que Robledo ha preferido callar, ya que la represión y los asesinatos en Venezuela son producto de las mismas políticas que él impulsa en su país.

Clara López Obregón: la tibia

Por su parte, la candidata presidencial Clara López Obregón, también se ha pronunciado sobre lo que ocurre en Venezuela. Al igual que Robledo, se pronunció en el 2015 sobre la situación fronteriza y respaldó al presidente Santos cuando fue agredido por Nicolás Maduro a causa de la crisis fronteriza. Antes de eso había calificado las marchas efectuadas en el 2014, que dio como resultado el encarcelamiento de Leopoldo López, como un intento fallido de golpe de Estado.

Otro de sus pronunciamientos estuvo relacionado con el decreto emitido por el Gobierno de Obama contra Venezuela. En un comunicado, EE. UU. afirma que “Estamos comprometidos por hacer avanzar el respeto por los derechos humanos, al proteger las instituciones democráticas y el sistema financiero de EE. UU. de los flujos financieros ilícitos de la corrupción pública en Venezuela”. Por dicho decreto, López difundió el siguiente video rechazándolo:

Al igual que Robledo, López ha mantenido la política de evadir al máximo las preguntas que están relacionadas con la crisis venezolana; cuando no logra hacerlo, sus respuestas evitan condenarla. Ejemplo de ello es esta entrevista realizada por Blu Radio, en dónde habla de este comunicado, y tras las preguntas queda claro que no es su intención condenar la crisis ocasionada por el chavismo.

Iván Cepeda: solo los muertos de izquierda importan

Iván Cepeda también es otro de los líderes de izquierda más conocidos en Colombia; y al igual que los anteriores, ha preferido limitar sus pronunciamientos sobre las acciones del régimen chavista contra los venezolanos. Sus pronunciamientos han sido pocos, pero los que ha realizado casi siempre los ha relacionado con Álvaro Uribe Vélez. Esto a raíz de la pelea que tiene cazada desde hace años con el expresidente debido a los presuntos nexos de este con el paramilitarismo. En ninguna de las ocasiones ha condenado al régimen de Maduro.

Los más cercano que se le vio de lo ocurrido con Venezuela, fue durante la crisis fronteriza. Cepeda fue a la frontera a verificar el estado de los colombianos que escapaban de Venezuela, pero en ninguna de las ocasiones criticó al régimen venezolano.

En esta entrevista a Kienyke, Cepeda rechazó “cualquier vía de intervención extranjera en los asuntos de Venezuela”, pese a la situación que esta enfrenta. La mayor critica, si es que así se le puede llamar, es cuando afirmó que “Las milicias deben ser comités de defensa de los logros de la revolución bolivariana, pero no deben ser armadas”. Más allá de eso no se ha pronunciado contra el régimen de Maduro.

Desde que empezaron las protestas más de 130 opositores han sido asesinados por el régimen venezolano y Cepeda no se había pronunciado al respecto, pero el día domingo 30 de julio, cuando se desarrolló la Constituyente de Maduro, publicó en su red social la noticia del asesinato de un integrante del oficialismo:

Sin embargo, guardó silencio sobre el asesinato, ese mismo día, de al menos 14 jóvenes a manos de las fuerzas armadas de chavismo. Y es que, al parecer, para algunos líderes políticos de izquierda solamente importan los muertos cuando estos son de su misma línea ideológica.

Sobre Maduro, Cepeda se pronunció en una ocasión y firmó que este el “digno sucesor de Hugo Chávez y trabajará también por la Paz en Colombia”.

 

Aida Avella: la conspiracionista

Aida Avella, directora nacional de la Unión Patriótica, tampoco se ha pronunciado contra la dictadura, por el contrario, la ha respaldado en varias ocasiones. En el 2015, ante la crisis fronteriza, emitió un comunicado en donde culpaba a Colombia del desabastecimiento que vive Venezuela: “Ni que decir de la frontera con la Guajira. Allí de 40 tractomulas diarias que entraban con alimentos a Colombia, de un día para otro llegaron a 1200; siendo un factor de desabastecimiento y de crisis alimentaria en Venezuela”, esto, pese a las pruebas que demuestran que es el régimen el culpable del desabastecimiento de dicho país.

Adicionalmente, el día en que se llevó a cabo la Constituyente respaldando el proceso inconstitucional con el que Maduro pretende afianzar la dictadura. Además, por sus mensajes, queda claro que Avella está en desacuerdo con cualquier tipo de intervención que se quiera realizar sobre Venezuela, pese a la crisis.

Gustavo Petro: el acomodado

El exalcalde de Bogotá, y candidato presidencial, Gustavo Petro, ha sido uno de los que más se ha pronunciado sobre la situación de Venezuela, sin embargo, aunque pareciera que trata de criticar el modelo chavista que él mismo apoyó durante años, no es así.

Quizá una de sus mayores críticas hacia la dictadura fue cuando afirmó: “Ningún demócrata puede estar de acuerdo con que en Venezuela, militares juzguen civiles, tampoco en que policías ataquen sede de la Justicia”. Pero Petro es otro de los políticos que ha tratado de desmentir la realidad del desabastecimiento que viven los venezolanos, así lo mostró en marzo de 2016 con el siguiente tuit:

Con este mensaje Petro no solo demostró que no se cercioró en otros supermercados sobre la inexistencia de productos básicos, sino que tampoco revisó los precios. Con ellos hubiera podido comprobar que muchos de los productos superaban el costo del salario mínimo venezolano a causa de la inflación y el control de cambio del dólar.

Una de las medidas de Maduro apoyada por Petro es la Constituyente, pese a que esta fue convocada y construida de manera ilegal. En un mensaje en Twitter afirmó “El pueblo de Venezuela tiene todo el derecho de decidir su destino sin injerencias extranjeras” y posteó varios mensajes con fotos de las votaciones realizadas en el vecino país. Petro también afirmó lo siguiente ese mismo día:

Sin embargo, si su verdadero interés fuera la democracia, no hubiera dudado en respaldar el plebiscito convocado por la oposición venezolana realizado el 16 de julio pasado, en donde más de 7.000.000 millones de ciudadanos rechazaron la realización de la Constituyente de Maduro; pero no fue así, ya que, a diferencia de lo hecho el domingo 30 de julio, el exalcalde no hizo referencia alguna al proceso electoral efectuado por de la oposición. Quizá esto se deba a lo que en el 2016 afirmó sobre esta:

En otro mensaje poco coherente, Petro afirmó que “El pueblo salió a votar por la Constituyente. Maduro debe suspender juicio de civiles por militares y quitar inhabilidades a la oposición”. En él se evidencia que el exalcalde tiene poco conocimiento de los alcances de esta Constituyente, ya que con ella los juicios y las inhabilidades serán pan de cada día.

Quizá una de las razones por las que Petro apoya la Constituyente chavista es porque él también ha promovido la realización de una en Colombia con el mismo mensaje que Maduro impulsa la suya: lograrla verdadera paz del país.

Entre los mensajes puestos por Petro en sus redes, estuvo uno que llamó la atención: “No creo que Venezuela sea socialista”. Es posible que esta afirmación la haya realizado para tratar de desligar sus ideas del modelo chavista, pese a que él lo apoyó por años y a que sus ideas están el línea con las promovidas por Chávez.

Claudia López: la crítica vehemente

A diferencia de los líderes mencionados, la candidata presidencial Claudia López sí se ha pronunciado contra la dictadura impuesta por el chavismo, y lo ha hecho de forma vehemente.

Desde la muerte de Chávez ella tenía claro que la situación del país empeoraría debido a las pugnas por el poder al interior del oficialismo. Así lo afirmó a finales de 2012: “luego el caos con Maduro será peor y competencia por quedarse con el poder será a cuchillo dentro del Chavismo”. Un año más tarde afirmó lo siguiente sobre Maduro:

Después de iniciadas las protestas por parte de la oposición venezolana, criticó a quienes condenan el paramilitarismo colombiano, pero no hacen lo mismo con el chavista: “Denunciar asesinato de líderes sociales por paramilitares en Colombia, pero justificar colectivos armados de Maduro en Venezuela es absurdo!”. Para esa misma época, también criticó al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, cuando este no era lo suficientemente claro sobre su postura oficial frente a lo ocurrido en el vecino país: “déjese de evasivas y actúe! Apoye ya aplicación de Carta Democrática de la OEA y sanciones a la dictadura de Maduro en Venezuela”.

Además, de los líderes de izquierda, López ha sido la única en calificar a Maduro de dictador. Así lo hizo en una intervención en el Senado el pasado mes de mayo, cuando firmó que “lo que ocurre en Venezuela es una dictadura dura y pura” y lo reafirmó por medio de Twitter el pasado 16 de julio cuando los venezolanos salieron a votar en el plebiscito opositor:

Pese a que López ha sido vehemente en sus críticas hacia la dictadura de Nicolás Maduro, extraña que para llegar a la presidencia esté dispuesta a hacer alianzas con candidatos que no han condenado al chavismo o que claramente lo respaldan, y con candidatos que quieren implementar el mismo modelo económico, político y social que implementaron Chávez y Maduro en Venezuela. Es quizá por esta razón que muchas de sus críticas contra el régimen de dicho país se desdibujan, pues para muchos podrían sonar poco sinceras. Aunque, el día lunes 31 de julio, un día después de la realización de la Constituyente en Venezuela empezó a marcar distancia con los otros líderes de izquierda de su país:

Las FARC: eternas aliadas de las dictaduras

Las FARC se han caracterizado por respaldar las dictaduras de izquierda que se ciernen sobre el mundo. Es por ello que en varias ocasiones han respaldado la de Nicolás Maduro, pero eso quedó claro el 20 de abril, cuando la oposición llevaba 20 día en las calles exigiendo el fin del régimen chavista.

En el 2015, tras el decreto emitido por el Gobierno de Obama declarando al régimen de Maduro como un riesgo para los EE. UU., en el noticiero de las FARC, este grupo guerrillero expresó su solidaridad con el régimen (del minuto 1:25 al minuto 7:05):

Por otra parte, en marzo de 2017, Iván Márquez, integrante del secretariado de las FARC, no solo su dio a conocer el agradecimiento y la admiración que siente hacia Venezuela, sino que afirmo lo siguiente: “Queremos ser como Venezuela… ¡Porque el chavismo es un ejemplo a seguir!”.

Un mes después de estas declaraciones, las FARC emitió un comunicado en el que afirmó: “Venezuela no es más que el ejemplo más cercano, de cómo se convierte en incapaz y totalitario a un gobierno, que mediante un bello experimento de democracia y tolerancia, construye una alternativa económica y política frente al designio neoliberal. A la manipulación de parte de la población sumida en la impaciencia, se une la barbarie de una extrema derecha criminal”. Una vez más, pese a las contundentes pruebas de lo contrario, la izquierda trata de culpar a otros de lo ocasionado por el modelo económico y social promovido por ellos.

Un día después de que se realizara la Constituyente de Maduro, el máximo líder de este grupo guerrillero afirmó: “Tenemos la certeza de que sin presión o intervención foránea el pueblo venezolano tomará soberanamente sus decisiones. “. Por su parte, Márquez afirmó lo siguiente:

A modo de conclusión

El principal argumento de los líderes de izquierda, cuando se rechazan los asesinatos cometidos por la dictadura chavista, es que en Colombia se han asesinado más de 130 líderes sociales y no se dice nada. Primero, es completamente falso, varios medios de comunicación han realizado varios reportajes y sacado más de dos docenas de noticias sobre ese hecho, así que silencio frente a esos hechos no ha habido. Segundo, ¿por qué no es posible condenar por igual los crímenes efectuados en Venezuela y Colombia? Condenar unos no impide que se condenen otros.

Una de las razones más evidentes que justifica el silencio de la mayoría de los líderes de izquierda es que durante años apoyaron el modelo económico, político y social implementado por el chavismo, incluso lo trataron de promover en Colombia. Ejemplo de ello son las múltiples invitaciones se le ha realizado a Juan Carlos Monedero, exasesor de Chávez, para participar en diferentes conferencias y curso.

Ahora solo queda esperar cómo van a reacciones cuando la crisis venezolana se agudice. Aunque el silencio de los más de 120 muertos que ha dejado la dictadura es prueba suficiente para afirmar que hablar sobre Venezuela es, de algún modo u otro, realizar un tipo de injerencia internacional, acción que ellos rechazan.

Miguel Angel Camacho Miguel Angel Camacho

Se ha desempeñado como editor y corrector de estilo en entidades públicas y privadas. En la actualidad es editor de fin de semana en el PanAm Post español. Síguelo en: @Miguel_AngelC