Virales

Newsletter

Elecciones cruciales en Francia: todo lo que hay que saber

By: Priscila Guinovart - @PrisUY - Abr 20, 2017, 12:59 pm
(Primicias) Francia
Hay cuatro candidatos que tienen una oportunidad real de ser el próximo presidente de la república francesa. (Primicias)

El economista español Daniel Lacalle escribió recientemente que los franceses son tan socialistas que los principales candidatos llegan a primera vuelta con el 20 % de intención de voto cada uno.

Y ésta es solamente una de las razones por las que estas elecciones merecen tanta atención: hay cuatro candidatos que tienen una oportunidad real de ser el próximo presidente de la república francesa.

Por otro lado, es una decisión clave para la Unión Europea y, en consecuencia, para el mundo todo. Su resultado puede fácilmente significar el fin del bloque económico si uno de los dos candidatos más extremistas  (la candidata de ultraderecha Marine Le Pen y el comunista Jean-Luc Mélenchon) llegase a ganar.

El mundo ha sido testigo, en el último año, de tres resultados electorales que parecían impensables, rebuscados y eran casi descartados por cientos de intelectuales, politólogos y analistas.  Estos son, como bien podrá adelantar el lector, la victoria del Brexit, de Donald Trump en Estados Unidos y del “NO” en Colombia. Hoy sabemos a ciencia cierta que hay una gran parte de la población que, tal como quedó demostrado, no es ruidosa, pero está decidida y no negocia con sus convicciones.

Los cuatro contendientes de espectacular renombre son François Fillon (Les Républicains), Emmanuel Macron (En Marche!), Marine Le Pen (Front National) y Jean-Luc Mélenchon (La France Insoumise). Dependiendo de la encuestadora – y del escándalo del día del que cada candidato es presa – cada uno ronda entre el 17 % y el 22 %, habiendo tenido picos de hasta un 26 %.

Bien vale especial mención Benoît Hamon, representante de (Parti Socialiste), pero no por buena racha precisamente sino por su opuesto: el oficialista (que entre otras locuras promete un ingreso universal para cada francés) no cuenta siquiera con el apoyo del actual presidente François Hollande.

 

François Fillon

Es el hombre que representa lo que pudo haber sido y no fue. El ex primer ministro de Nicolas Sarkozy lideraba en las encuestas hasta que un escándalo que implicaba posibles empleos ficticios empañó su imagen. Pareciera ser que Fillon, el alguna vez llamado “candidato de la honestidad” pagaba a su mujer e hijos por poco trabajo, o por trabajo directamente inexistente.

Que el Fillon prepolémica fuera popular a ojos del público galo era positivo. No plantea un “Frexit” pero sí un cambio en las reglas del juego de una institución que se resulta un tanto tiránica en la práctica.

Su plan energético es realista: no propone cortar con la energía nuclear de un día para el otro, aventura que costaría miles de millones de euros a los franceses, tal como sucedió en Alemania.

El candidato republicano es amigable con las empresas y figura en su programa un alivio fiscal que en efecto comenzó como primer ministro: al día de hoy se practica en Francia la “réduction Fillon” (descuento Fillon) que mitiga la carga impositiva de una compañía a la hora de contratar empleados, combatiendo así el desempleo (que actualmente alcanza el 10 % en Francia).

Marine Le Pen

No necesita presentación: hace mucho tiempo que es Marine, y no la hija de Jean-Marie. A diferencia de su padre, Le Pen sí quiere llegar a la presidencia y (también a diferencia de su progenitor) es más que xenofobia y racismo.

No fue en vano que Marine echase a Jean-Marie del partido que él mismo había fundado. La candidata es más inteligente que su padre, más metódica e incluso más mesurada. Para muchos  franceses, es gracias a Marine que “Le Pen” es un apellido digno de vida política.

Su caballo de batalla es el abandono inmediato de la Unión Europea, del espacio Schengen y la cesación de apoyo militar a la OTAN. Le Pen está convencida de que Francia, uno de los mayores productores de armas del mundo, no debe pelear guerras que no son suyas.

Le Pen propone un proteccionismo exacerbado (sepan disculpar el pleonasmo) que una Cristina Fernández envidiaría. Este dato es importante porque Francia no es el Reino Unido. Es decir, abandonar la Unión Europea no es en sí una medida negativa. Ahora bien, comenzar a imprimir francos a diestra y siniestra de la noche a la mañana como plantea Marine derivará en un desastre económico del cual no se sale fácilmente, sobre todo desde ese aislamiento que idealiza.

Jean-Luc Mélenchon

Se aleja de Le Pen sólo en las palabras y en sus políticas migratorias, pero su plan económico es igualmente catastrófico.

Cuando hablamos de Mélenchon, hablamos de un comunista puro y duro que alaba al chavismo.

Sus propuestas más drásticas incluyen abandonar súbitamente la energía nuclear (en su programa promete cerrar “inmediatamente” la planta Fessenheim, con los costos que este movimiento involucraría), la coexistencia del euro con una “moneda nacional” no especificada, suprimir el Senado (literalmente) y el Consejo Económico creando una “Asamblea de Intervención Popular” e instaurar un servicio cívico o militar obligatorio.

En América latina bien conocemos el final de esta historia.

Emmanuel Macron

Independientemente de ese 20 % con el que cada uno de estos candidatos cuenta, la carrera al Eliseo cuenta con una innegable estrella, Emmanuel Macron, el candidato joven, apuesto y liberal que algunos valientes vaticinan como futuro presidente de Francia.

Su partido, En Marche!, está cumpliendo este mes un año de edad, pero a pesar de su juventud (39 años) Macron no es un desconocido: hablamos del exministro de Economía de Hollande, quien renunciara a su cargo para dedicarse de lleno a la campaña presidencial.

Fuera de esto, el JFK francés sólo se ha desempeñado en el área privada, lo que es por demás positivo: el no tener pasado político ayuda en las encuestas.

El éxito de Macron es haber entendido que la gente está cansada tanto de la izquierda como de la derecha, y sea posiblemente uno de los pocos presidenciables en la historia que logró crear un centro sólido y creíble a una velocidad jamás vista.

Se destaca del resto al mostrarse favorable al TTP, y está mano a mano con François Fillon a la hora de reducir o “individualizar” impuestos.

Emmanuel Macron podría ser inspirador para el mundo en caso de ganar, muy particularmente para América latina. Es imperioso demostrar que se puede consolidar un liderazgo sin recurrir a los discursos agotadores de siempre, a los caudillos que nos terminan hundiendo, a los salvadores sabelotodo que nos acaban por hambrear y reprimir.

La primera vuelta de las elecciones francesas que se llevará a cabo este domingo merece la atención de todo el mundo por su carácter decisivo e impredecible. Si la experiencia en verdad es maestra y el patrón que reinará es el de la sorpresa, hasta el despreciado Hamon podría llegar al encuentro final de mayo.

Priscila Guinovart Priscila Guinovart

Priscila Guinovart es docente y escritora uruguaya. Ha colaborado con distintos medios de América Latina, EE.UU. y Europa. Vivió en Londres, donde escribió su libro "La cabeza de Dios". Síguela: @PrisUY.

Estudiante denuncia a Santos en evento por populismo de regalar tabletas y es expulsada

By: Staff de PanAm Post - Abr 20, 2017, 12:35 pm
El presidente Juan Manuel Santos en la entrega de tabletas electrónicas de la cual fue expulsada la activista Juliana Hernández (YouTube)

Los Planes de Alimentación Escolar en Colombia (PAE), son auxilios que reciben los niños de colegios públicos que en muchos casos dependen de estas comidas para no desnutrirse. Por esta razón, a la estudiante de administración y activista de Constructores de País, Juliana Hernández, le pareció pertinente aprovechar la visita del presidente Juan Manuel Santos a su ciudad, Medellín, para reclamarle por el recorte de este beneficio que reciben los estudiantes. Lea más: Expresidente Pastrana custiona a Santos por presuntos miembros de FARC en Venezuela Lea más: Burocracia colombiana devoraría 64 % de recaudo de reforma tributaria de Santos El presidente Santos llegó a Medellín para hacer la entrega de 45.000 tabletas electrónicas,  junto al gobernador, Luis Pérez,  hecho que llamó la atención de Hernández quien se sintió indignada tras ver que iban a realizar dicho evento habiendo hecho un recorte a los jóvenes. "Yo me enteré del evento vía redes sociales, me fui para allá con un cartel y muy indignada por el hecho" aseguró Hernández al PanAm Post. Estando en el evento, desde un segundo piso como se observa en un video que está al final de esta nota, Hernández intentó hacerle el reclamo al presidente Santos e inmediatamente fue abordada por agentes de la Policía Nacional que la escoltaron a la salida del recinto donde se hacía entrega de las tabletas electrónicas. googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1459522593195-0'); });   "Apenas Santos empezó a entregar las tabletas yo saque mi pancarta y le empece a exigir que devolviera la alimentación de los niños, que ellos necesitaban de eso para poder estudiar y que lo que estaba haciendo hoy era simple populismo" dijo Hernández a este medio. También agregó que "Me parece fabuloso que regalen tecnología, pero al darse cuenta de la realidad del país y saber que este gobierno redujo los cupos en un 49 % para el PAE duele mucho. Santos regala y hace cosas de forma más no de fondo. Tiene que ser uno muy malo de corazón para quitarle alimentación a más de 25.000 niños en Antioquia y además ¿como será en el resto del país?". Y es que el recorte en los programas de alimentación escolar no es algo nuevo. El periodista Alejandro Mercado en el diario El Tiempo ya había denunciado que más de 267.000 estudiantes estaban en riesgo por el recorte de alimentación escolar este 2017. En su artículo recuerda cómo el Gobierno "desde 2014 se han presentado recortes en el presupuesto del PAE llegando a 52 % en los últimos tres años". https://www.youtube.com/watch?v=f8pNyKJDbHw&feature=youtu.be Fuentes: El Tiempo

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.