Se instala mesa de diálogo, “última carta pacífica por el bien de Nicaragua”

Este miércoles 16 de mayo inicia el diálogo nacional que busca dar solución al conflicto que ha dejado más de 50 muertos.

68
“Este no es un diálogo propiamente dicho, sino es una mesa en la cual se van a negociar los términos de la justicia y los términos de la salida” (Twitter)

Este miércoles 16 de mayo los ojos del mundo están puestos sobre Nicaragua, y es que se lleva a cabo el diálogo nacional que busca dar solución al conflicto entre el Gobierno y la sociedad civil que ya lleva casi un mes y que ha dejado cientos de heridos y más de 50 muertos.

La mesa que se instalará en horas de la mañana contará con la mediación de cuatro obispos de la Conferencia Episcopal y la participación de distintos representantes de la empresa privada, de universidades, estudiantes, organizaciones sociales y del Gobierno.

Cabe destacar que muchos ya han criticado que las mediaciones se lleven a cabo a pesar de que el régimen no ha cumplido con todas las condiciones establecidas por la Iglesia Católica.

El propio presidente de la Conferencia Episcopal, Leopoldo Brenes, ha reconocido que las circunstancias en Nicaragua “no son las más idóneas” para establecer el diálogo; y es que de las cuatro condiciones establecidas por la Iglesia católica, el Gobierno solo ha cumplido con una: la aceptación del ingreso al país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que investigue la muerte de al menos 53 personas en el marco de las protestas.

Sin embargo, los obispos han manifestado que es necesario abrir “una nueva puerta de denuncia que se añada a la presión popular” y que esta precisamente podría ser el diálogo.

La “última carta pacífica” por el bien del país

A medida que transcurren los días en el país centroamericano continúan las protestas, y con esto las fuertes represiones por partes de las fuerzas de choque, para la oposición esclaro que la intención es continuar hasta que Ortega decida dimitir de su cargo.

La presidenta del partido político nicaragüense de oposición Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Suyén Barahona, ha explicado a PanAm Post que los nicaragüenses saben que el diálogo no es suficiente, ya que el Gobierno ha “demostrado que no tiene interés” en hacerlo, pero para la opositora no se puede descartar esta opción, ya que con la mediación y la determinación de los ciudadanos se podría conseguir un cambio en Nicaragua.

Barahona asegura que sociedad civil está decidida a no ceder ante los ataques “brutales y sangrientos” del régimen y continuar manifestándose para ejercer más presión, lo que ha permitido que la comunidad internacional también empiece a darse cuenta de la gravedad que se vive en la nación.

“Este no es un diálogo propiamente dicho, sino es una mesa en la cual se vaN a negociar los términos de la justicia y los términos de la salida”, aseveró la excomandante guerrillera Dora María Téllez.

El propio Silvio Báez, jerarca católico, ha señalado el diálogo como la “última carta pacífica” que hay que jugar por el bien del país. Es que los nicaragüenses se han mostrado más unidos y decididos que nunca contra el régimen de Otrega, y si a esto se le añade la presión internacional que se ha empezado a producir, realmente se podría lograr un cambio histórico para la nación.

Por ahora, solo queda esperar a ver cómo se lleva a cabo el diálogo y si, a diferencia de lo que ocurrió en Venezuela el año pasado (2017), se consiguen resultados positivos y no se oxigena al régimen.

Comentarios